Omoa: bomberos siguen rescatando personas; evacuan a 27 menores y 17 adultos

430
Rescates en Omoa
El Cuerpo de Bomberos dio a conocer que siguen rescatando personas.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. A pesar de que hace ya varios días que Iota abandonó el territorio hondureño, los rescates de personas continúan, según lo reportado por bomberos.

Lo anterior, se confirma a través de una noticia divulgada por miembros del Cuerpo de Bomberos. A través de información divulgada, se supo de la evacuación de 44 personas.

Entre esa cifra se encuentran 17 adultos, y 27 menores de edad. Ellos manifestaron que el hecho sucedió en El Corozal, ubicado en el sector Montaña, de la Aldea Cuyamel.

Externaron que coordinaron para que se les brinde atención médica y albergue a todos los damnificados.

Pruebas gráficas

A través de medios audiovisuales, se pudo observar que los bomberos utilizaron herramientas como cuerdas, para proceder con el cruce de un río. En algunas imágenes, se puede constatar que cargaron a niños, para evitar que fuesen arrastrados, debido a la profundidad.

Puede interesarle: Reportan el «asombroso rescate» de tres caninos atrapados en inundaciones 

Consecuencias traspasan fronteras

Un medio internacional, respecto a lo sucedido, manifestó que, un gris opaco y doloroso domina las imágenes y vídeos que retratan el trágico escenario que los huracanes Eta e Iota infligieron en Centroamérica, con severos daños en Nicaragua, Honduras y Guatemala.

El sonido del agua es suave, pero parece estar silenciando todos los demás ruidos y voces, con su fuerza de ímpetu. Según informes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de los gobiernos, 3.7 millones de personas se vieron afectadas en Honduras.

Por otro lado, 935.000 están afectadas en Guatemala y 50.000 permanecen en refugios de emergencia en Nicaragua.

Desenlace desolador

La ONU sostiene que, el gris tan impactante representa solamente el prólogo del verdadero desastre. El impacto más profundo se produjo al bajar los niveles del agua, cuando la devastación se hizo visible y las personas afectadas tuvieron que lidiar con las consecuencias.

Mientras tanto, el agua turbia se convirtió en barro, que ahora invade todos los espacios, las calles, las casas y los bosques.

Lo anterior, mientras habitantes de la zona, entidades gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y organismos de cooperación internacional unen fuerzas para luchar contra las consecuencias de las tormentas, según el organismo mencionado.


Suscríbete gratis a más información sobre #COVID19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn