Obama reaparece en público y defiende a los inmigrantes

120

EE.UU.-El ex presidente estadounidense Barack Obama reapareció este lunes en público abogando por mirar a los inmigrantes «como personas». No deben verse  «como ‘un otro'» que pueda perjudicar a los estadounidenses. Además manifestó su compromiso de dedicarse a animar y preparar a los jóvenes para que se impliquen en política.

En su primer acto público desde que abandonó el poder en enero, Obama no criticó directamente a su sucesor, Donald Trump. Tampoco ni siquiera lo mencionó, pero sí reiteró su propia postura sobre inmigración, que contrasta con la del actual mandatario.

«Es importante que todo el mundo pueda ver la realidad de los inmigrantes como personas, no como ‘un otro'», afirmó Obama. Esto lo declaró durante una conversación con jóvenes en la Universidad de Chicago.

«Pero también es necesario que quienes defendemos a los inmigrantes tengamos respeto por aquellos (que piensan diferente). Luego indicó que a los inmigrantes podríamos convencer si explicamos que vamos a crear un sistema migratorio que sea justo. Pero también permita que la gente venga y consiga algunas oportunidades», añadió.

Barack Obama respondió así a la pregunta de Ramuel Figueroa, un estudiante hispano de la Universidad Roosevelt de Chicago. Este le contó sus dificultades al tratar de llevar a cabo una encuesta de jornaleros latinos en esa ciudad de Illinois. Dijo que muchos de ellos no se atrevían a hablar con él.

El exmandatario destacó la necesidad de «crear confianza» con ellos para poder ayudarles. Aunque admitió, «es difícil en el entorno actual, pero no imposible».

En ese sentido, pidió tener empatía con quienes tienen otro punto de vista en el delicado debate migratorio. Consideró que es un tema que «suscita muchas pasiones y, a menudo, desinformación».

«Aquellos que apoyan, como yo, una reforma migratoria con un camino a la ciudadanía (para los inmigrantes indocumentados), deben tener cuidado de no asumir que todos aquellos a los que no les gusta el sistema migratorio actual son automáticamente racistas», afirmó.

Del mismo modo, «aquellos que están preocupados por los indocumentados» deberían «apreciar que la abrumadora mayoría de ellos son solo familias que buscan un futuro mejor para sus hijos», agregó Obama.

Aún así, Obama no llegó a pronunciarse sobre las políticas migratorias de Trump, quien quiere acelerar la deportación de indocumentados y ha relacionado el aumento del crimen en varias ciudades con la presencia de esos inmigrantes sin papeles.

—Conferencista—

Obama, que desde la investidura de Trump ha mantenido un perfil bajo, solo hizo una breve referencia irónica a los grandes cambios ocurridos desde que abandonó el poder.

«¿Qué ha pasado desde que me fui?», afirmó Obama en tono de broma al inicio del acto, dedicado a animar a los jóvenes a implicarse más en política. El evento ocurrió en la misma universidad en la que fue profesor de Derecho Constitucional durante más de una década.

Esa fue la referencia más directa de Barak Obama a los grandes cambios que se han producido desde que cedió el Despacho Oval el pasado 20 de enero a Trump.

Dos días antes de dejar la Oficina Oval de la Casa Blanca a Donald Trump, Barack Obama prometió que alzaría su voz. Esto si consideraba que las acciones de Trump amenazaban los «valores principales» del país. Algo que, hasta ahora, solo ha hecho a través de su portavoz para criticar el veto contra ciertos inmigrantes musulmanes. Estas medidas impuestas en enero y suspendidas después por un juez.

Obama no tiene previsto criticar a Trump en las apariciones públicas y privadas que tiene preparadas para los próximos meses, dado que no quiere que sus respuestas alimenten las tensiones políticas en el país, según explicaron sus asesores la semana pasada al diario The New York Times.

El ex presidente está centrado, en cambio, en definir una labor después de la Presidencia que tratará en buena parte de influir en la vida política de Estados Unidos, que considera lastrada por las bajas tasas de participación electoral, la influencia desmesurada de intereses especiales, y el creciente extremismo partidista.

«Lo más importante que yo puedo hacer para ayudar en algún sentido es preparar a la próxima generación de líderes para que tomen el relevo e intenten cambiar el mundo», aseguró Obama.

El ex mandatario espera identificar a jóvenes con talento y pasión por el trabajo comunitario. Así darles las herramientas que necesiten para tener éxito en ella. Esto lo pretende hacer a través de la Fundación Obama y de su futura biblioteca presidencial, ambas en Chicago.