Nueva Zelanda: Tirador emitió 17 minutos de la masacre en directo; Facebook lo cortó

426
Nueva Zelanda se despertaba hoy con el horror de un doble atentado que ha provocado, al menos, la muerte de 49 personas y heridas a otras veinte.

Nueva Zelanda se despertaba hoy con el horror de un doble atentado que ha provocado, al menos, la muerte de 49 personas y heridas a otras veinte.

Una tragedia emitida en directo, ya que uno de los tiradores ha grabado el momento en el que abate a varios feligreses en una de las mezquitas. Y lo ha hecho con una cámara GoPro adosada a su cabeza mientras retransmitía todo en Facebook Live en directo.

Durante 17 minutos, uno de los atacantes emitió en «streaming» el ataque. En el vídeo se ve cómo disparan con automáticas. De hecho, hay un momento en el que se encasquilla el arma, lo que no impide que siga disparando.

No ha sido hasta que los usuarios han empezado a denunciar lo que estaba ocurriendo cuando Facebook ha cortado la emisión del vídeo. Pero ya era Tarde.

Cerca de 50 muertos

Cuatro personas han sido detenidas en Nueva Zelanda tras los tiroteos registrados en el interior de dos mezquitas de la localidad de Christchurch, en los ha habido, por el momento, 49 muertos y 20 heridos, según fuentes policiales.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, aseguraba que había «cuatro personas bajo custodia.

No nos consta que haya más implicadas, pero no podemos asumir que no haya más», dijo en rueda de prensa el jefe de la policía, Mike Bush.

El informante señaló que los detenidos son tres hombres y una mujer, a los que encontraron artefactos explosivos en sus vehículos. Alertó sobre la posibilidad de que el incidente no esté limitado a la ciudad.

Imágenes divulgadas por la televisión mostraron a un hombre detenido al lado de un todoterreno blanco, embestido por un coche de la policía.

La Policía evitó hacer comentarios sobre las posibles motivaciones de los asaltantes.

Asimismo, llamó a todas las mezquitas del país a cerrar las puertas y a recomendar a sus fieles que eviten las visitas a los centros.