24 C
San Pedro Sula
lunes, octubre 3, 2022

Repunte por variante Delta: Israel, Australia y Portugal dan un paso atrás

Debes leer

El gobierno de Israel se ha mostrado preocupado ante un nuevo brote del coronavirus, lo cual, nuevamente pone en peligro a la población. Esto les ha obligado a dar un paso hacia atrás en la suspensión del uso de la mascarilla.

Anteriormente, el ministro de Sanidad israelí, Yuli Edelstein, anunció que el 15 de junio se eliminaría la obligación de llevar mascarillas en un país, que desde hace más de un mes, vivía con normalidad gracias a la vacunación.

El gobierno había comenzado a vacunar a los niños de 12 a 16 años. El ministro dijo que ya no seria obligatorio llevar mascarillas en espacios cerrados a partir del próximo 15 de junio. De esta forma, su uso se limitaría a las escuelas ya que desde el pasado 18 de abril tampoco era necesario al aire libre.

El director general de Pfizer, Albert Bourla, había felicitado a Israel por haber hecho el trabajo más increíble en la movilización de su sistema sanitario para realizar la campaña de vacunación más exitosa del mundo. Albert, admitió estar impresionado por la elevada calidad del sistema sanitario israelí.

El 57 % de la población de Israel había sido vacunada de forma completa.

Israel y palestinos afrontan nuevas restricciones por virus - San Diego Union-Tribune en Español
El Ministerio de Salud israelí informó que el sábado se registraron 113 nuevos casos y el 0,4 por ciento de los testeos resultaron positivos.

LEA TAMBIÉN – Preocupación en Israel: se disparan casos de variante Delta y en vacunados

NUEVO BROTE DE COVID

Israel parecía haber vencido al coronavirus por completo. Pero una semana, luego de haber levantado las restricciones, incluyendo el uso obligatorio de tapabocas en lugares cerrados, el país está atravesando una nueva ola de casos a raíz del ingreso de la variante Delta, que originalmente fue reportada en India.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, anunció este martes que se pasó de cero casos a 125 en una semana. Esta situación está siendo abordada “como una nueva oleada”, expresó.

Por el momento, son seis ciudades en Israel que están en estado de alerta por un rebrote de casos de coronavirus. El gobierno del recientemente asumido por Naftalí Bennett está analizando imponer nuevas restricciones para detener los contagios. A ellos se les sumará el uso de mascarillas en espacios públicos y un control más fuerte en aeropuertos.

Según informó la Agencia Judía de Noticias (AJN), el sábado se encontraron 115 contagiados en 37 poblados en el país. En solo 18 casos se trató de personas que viajaron al extranjero. Binyamina, al norte del país, está en alerta roja; Modiin y Kojav Yair en naranja, mientras que Tel Aviv, Kfar Saba y Herzliya se mantienen en alerta amarilla.

El gobierno israelí ya instaló a una comisionada especial para incrementar los controles sanitarios en el aeropuerto. Según mencionó Bennet, “desde hace un año y medio, hubo un gran punto débil nacional, y ese es el aeropuerto Ben-Gurion”.

De igual manera, expresó que el control sanitario en el ingreso al país será clave en caso de que la inmunidad de la vacuna deje de funcionar o de que surja una nueva variante del coronavirus.

También, “en la última semana ha habido un aumento en el número de casos identificados”, esto no generó un aumento en la cantidad de pacientes hospitalizados por coronavirus. “Sin embargo, la gente debe saber: la variante Delta daña a las personas no vacunadas“, advirtió.

Es preciso mencionar que, durante la primera quincena de junio rondó los 15 infectados por día, mientras que actualmente ronda los 140.

Número de casos de COVID-19 en Israel superó los 8.600
Israel había regresado prácticamente a la normalidad y desde hace una semana canceló la obligatoriedad de llevar mascarilla.

NUEVOS CONTAGIADOS

Este fin de semana el Ministerio de Salud israelí informó que el sábado se registraron 113 nuevos casos y el 0,4 por ciento de los examinados resultaron positivos.

Pero el viernes y el jueves, el país obtuvo 229 nuevos casos. Solo se hicieron 32 mil testeos frente a los 52 mil que se realizan en días hábiles.

Mientras tanto, el número de pacientes en condiciones graves se mantenía estable en 26 y solo siete personas fallecieron a causa del virus desde inicios de junio hasta ahora. Esta es la cifra mensual de muertes más baja desde el comienzo de la pandemia.

NUEVOS CASOS EN AUSTRALIA

Varias regiones de Australia aumentaron desde este lunes las restricciones sociales con el objetivo de detener la expansión de un rebrote vinculado a la variante Delta de COVID-19. Esto obligó al confinamiento de Sídney, la ciudad más poblada del país.

El ministro del Tesoro, Josh Frydenberg, dijo que esto se había convertido en un momento muy crítico.

El nuevo rebrote fue calificado por Frydenberg como “una nueva fase de la pandemia”, al comentar que la variante Delta, detectada a mediados de mes en Sídney, “es más contagiosa y peligrosa” que cepas anteriores.

El gobierno informó que el foco de Sídney, hasta el 9 de julio, registró el lunes 18 nuevas infecciones, seguida de otras 30 el domingo. Con esto se acercó a 124 casos locales desde el inicio del último brote.

En el Estado de Queensland, reportó este lunes dos casos de COVID-19, uno de ellos con la variante Delta. Las autoridades ordenaron el uso obligatorio de mascarillas faciales y límites al aforo de los restaurantes, entre otras medidas.

Australia impone nuevas restricciones por aumento de casos de covid-19 en su territorio
La nación, una de las que optó por el cierre de fronteras para frenar la pandemia, se enfrenta ahora a un sombrío panorama.

NUEVA VARIANTE PORTUGAL

La alta presencia de la variante Delta en la región de Lisboa, ya alcanzó el 70 % de los nuevos casos positivos. Esta situación ha puesto en alerta a las autoridades sanitarias portuguesas.

El país ha superado la barrera del millar de contagios por sexto día consecutivo -1.495 casos en las últimas horas- y ya alcanzó los niveles de febrero, cuando el país tuvo que aplicar fuertes restricciones para aliviar la presión sobre el sistema sanitario.

La situación ha obligado al gobierno a reducir los horarios de los comercios y de la hostelería en la capital y a aplicar un cierre perimetral en el área metropolitana durante el fin de semana.

El objetivo de la medida es para contener la expansión de la nueva variante hacia otras zonas del país y de frenar la elevada incidencia, que ya alcanza los 438 casos por cada 100.000 habitantes en la ciudad, más del triple que la media nacional.

Hasta el momento, hay 477 personas ingresadas en los hospitales, frente a las 6.869 de hace cuatro meses. Las autoridades atribuyen esta situación al avance del plan de vacunación, con casi un 50 % de la población con al menos una dosis, y a las campañas masivas de testeo, especialmente en Lisboa.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido