Niños de 1 y 4 años son abandonados por sus padres en SPS

Los pequeños estuvieron solos durante siete días.

116
abandonados por sus padres
El menor de apenas un año de edad pasó toda una semana solo acompañado de su hermano de cuatro años.

CORTÉS. Entre desperdicios, en una casa solitaria y sin alimentos fueron encontrados dos niños de 1 y 4 años, que habrían sido abandonados por sus padres en San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

Los pequeños fueron avistados por agentes de la Policía Nacional, mientras realizaban un patrullaje de rutina. En ese sentido, comentaron que les sorprendió ver a dos niños de tan corta edad, solos en la calle.

Por lo tanto, dejaron el vehículo y consultaron con los vecinos de la colonia Asentamientos Humanos. A lo cual se descubrió que los padres de los menores los dejaron abandonados en la vivienda y huyeron desde hacía una semana.

Sin comida ni cuidado, ambos han sobrevivido por algunas cosas básicas que con sacrificio han podido brindarles los vecinos. Cuando los agentes inspeccionaron la vivienda, se dieron cuenta que los niños vivían en riesgo social.

Niños abandonados por sus padres en SPS

Se desconoce el nombre de sus padres y su paradero. Sin embargo, se procedió a llevarse a los menores para las oficinas de la Dirección Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF) en la capital industrial.

El abogado de turno, Óscar Ortega, les atendió. Desde hoy fueron dejados en el centro para darle seguimiento al caso. Vestidos con ropa holgada, descalzos y sentados entre escombros, así sobrevivieron los dos menores durante una semana.

El menor de cuatro años se hizo cargo de su hermanito menor. Ambos sobrevivieron gracias a los alimentos y ayudas de los vecinos. Por las noches dormían en su casa y en el día salían a la calle, esperanzados en ver a sus padres volver.
El menor de cuatro años se hizo cargo de su hermanito menor. Ambos sobrevivieron gracias a los alimentos y ayudas de los vecinos. Por las noches dormían en su casa y en el día salían a la calle, esperanzados en ver a sus padres volver.