Niño muere al explotar cohetería en Santa Bárbara, Honduras

677

SAN PEDRO SULA- Eran las 6:45 de la mañana y la familia Pineda Fernández se disponían a iniciar su faena diaria, elaborando variedad de cohetes en la fábrica clandestina que desde hace algunos años mantenían dentro de su casa, localizada en el barrio Magdalena del municipio de Santa Bárbara, cuando una chispa producida supuestamente por un cortocircuito, provocó una explosión que hizo volar el techo y algunas paredes.

El ensordecedor estallido desató el pánico entre los vecinos, quienes unieron esfuerzos para rescatar a Uwaldo Pineda, de 40 años y sus dos hijos, José Antonio Pineda de 10 y Selvin Iván Pineda de 8; quienes se encontraban dentro de la vivienda y resultaron con quemaduras en el 70, 80 y 90 por ciento del cuerpo.

La esposa y madre de los heridos, así como otro hijo del matrimonio de nombre Wilson Pineda Fernández, de tres años, se encontraban afuera de la casa, lo que evitó que la explosión los alcanzara directamente. Las quemaduras que sufrieron la mujer y el menor fueron menores.

Uwaldo y su hijo José Antonio fueron trasladados en vehículos de paila particulares al hospital Escuela Universitario de Tegucigalpa, pero el niño murió cuando viajaban a la altura de Siguatepeque.

El otro menor, Selvin Iván, fue llevado junto a su madre y hermano menor al hospital de Santa Bárbara, donde el primero fue sometido a una cirugía de emergencia.

FABRICA CLANDESTINA
El teniente José Cantarero, jefe de la estación del Cuerpo de Bomberos de Santa Bárbara, informó que la fábrica de cohetes de la familia era clandestina, como la mayoría de las que operan en ese y otros municipios de Santa Bárbara, a causa del desempleo.

Dentro del inmueble la familia guarda gran cantidad de cohetes ya elaborados, algunos de gran potencia como los llamados “cebollas”, y otros que estaban en proceso. “Supuestamente en la casa hubo un cortocircuito y la chispa alcanzó la pólvora. En la casa no hubo incendio, solo la quema del papeles periódico que serviría para la fabricación de los cohetes. Lo que sí hubo fue una explosión, tan potente que lanzó el techo y derribó paredes”, expresó el apagafuego.

Lamentó que los vecinos no llamaran al número de emergencia de los bomberos (198), por desconocerlo, sino que se comunicaron al 911, cuya llamada recibieron operadores de Tegucigalpa y estos a su vez contactaron al personal asignado a Santa bárbara. “Fuimos advertidos de la tragedia hasta unos 10 minutos después de sucedida y el lugar es de difícil acceso, es un cerro, quizá de los más elevados del municipio”, detalló.

Advirtió que en el barrio Magdalena son varias las familias que se dedican a la elaboración de cohetes clandestinamente, sin ninguna regulación, poniendo el riesgo sus vidas y la de sus cercanos.

Cohetería  foto 2
Uwaldo Pineda y su hijo José Antonio fueron trasladados al hospital Escuela Universitario de Tegucigalpa, pero el niño murió cuando iban a la altura de Siguatepeque.

Cohetería  foto 3
La familia llevaba varios años con la fábrica clandestina de cohetes dentro de su casa, en el barrio Magdalena, donde muchas otras familias también se dedican a la peligrosa actividad.