En Chamelecón: Muere niño tras ingerir veneno para garrapatas

Como Cristhian Alexander Castillo Guifarro fue identificado el menor envenenado en Chamelecón

0
649
niño envenenado en Chamelecón

SAN PEDRO SULA. Conmoción ha causado la muerte de un menor de edad en la Colonia San Antonio, Chamelecón, quien falleció tras ingerir veneno para garrapatas, pensando que era frasco de vitamina.

El niño fue identificado como Cristhian Alexander Castillo Guifarro, de apenas siete años de edad. Según información preliminar, el pequeño se desplazó a la vivienda de una tía, ya que ella tenía varios venenos para sus mascotas, pero el niño que era muy curioso tomó un bote pensando que era vitamina.

Según se informó, ayer lunes a eso de las 7 de la mañana, el menor se encontraba en la Escuela “República de Honduras”, cuando se repente comenzó a botar espuma de su boca y la nariz e inmediatamente comenzó a convulsionar.

Ante lo ocurrido, el niño fue llevado de emergencia a un centro de salud de la zona. Pero al mirar que la situación era bastante delicada, decidieron remitirlo al conocido Hospital Mario Catarino Rivas con la intensión de salvarlo, pues debido a la gravedad terminó expirando.

Medicina Forense del Ministerio Público (MP) se desplazó hasta la morgue del dentro hospitalario público para levantar el cadáver, luego su cuerpecito fue reclamado por familiares para llevar a cabo el velorio y se espera que hoy martes sea sepultado.

En tanto, la madre de Cristhian Alexander fue detenida en primera instancia por efectivos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI). Pero fue liberada horas después. El pequeño Cristhian fue velado en el centro comunal de la colonia San Antonio, hasta donde llegaron sus seres queridos.


ANTECEDENTE

En julio pasado, con el rostro desencajado y entre lágirmas, la madre acusada de
envenenar a su familia con tortillas de harina contaminadas pidió a las autoridades que la dejaran “enterrar a su hijo en paz”. Esto, ya que permanecía detenida para investigación en las instalaciones de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en San Pedro Sula.

“Yo le aseguro que yo no les hice daño a mis hijos, yo los amo”, dijo Francisca Mabel García (24) al ser cuestionada sobre la intoxicación que le costó la vida al pequeño Edgardo Alexis Reyes (6) y envió al hospital a su padre y a sus dos hermanos, una niña de 10 años y un bebé de 9 meses.

La familia se intoxicó cuando consumieron unas baleadas que fueron hechas con una harina preparada. Dicha harina estaba en la vivienda de la colonia Godoy de Choloma, donde residen.

Al parecer, Edgardo Reyes, pareja de Francisca García, tiene otras hijas. Y ellos habrían sido quienes llevaron la harina a la residencia, según el relato de la joven madre.

“La harina la tenía el papá en la cocina, serán las hijas de él (Edgardo Reyes) que la habían dejado. Yo sólo le eché agua y las hice; yo sólo le dije a él (a Reyes) que tenía mal olor, no sé lo que pasó”, relató entre sollozos la mujer.

García siguió contando que dos horas más tarde de haber hecho la cena. Esto, alrededor de las 9:00 de la noche, el pequeño Edgardo comenzó a sentirse mal. Por lo que lo llevó de emergencia al hospital del Seguro Social en San Pedro Sula.

MADRE FUE LIBERADA

“En mis brazos murió, en el Seguro”, contó García antes de romper en llanto. De acuerdo a las declaraciones de Francisca García, al regresar a su casa encontró a sus otros dos hijos. Lo anterior, fue en estado grave, por lo que también los llevó al hospital.

García también dijo que ella consumió de la comida presuntamente envenenada. Pero que sólo sintió “un sabor amargo y retortijones” que se le quitaron al tomar un vaso con leche.

“No me gusta cómo me están tratando, como animal, como si yo fuera una gran delincuente. Yo quiero ver a mis hijos, yo quiero enterrar a mi hijo tranquila”, concluyó el testimonio de la joven madre.

Las autoridades policiales anunciaron que se abrió una investigación. Y que al niño se le practicaría una autopsia para determinar las causas de su muerte.