Niño de 11 años muere y médicos le hacen una reverencia para agradecerle su último deseo

314

Esta historia es realmente conmovedora. Un niño de 11 años llamado Liang Yaoyi, de Shenzen, una ciudad en China, hizo algo conmovedor antes de morir. Él sufría de un tumor cerebral y los médicos le avisaron que no iba a ser capaz de salvarse. Por eso, antes de fallecer, dijo que quería donar sus órganos para que otros pudieran superar sus problemas de salud.

Terminada la cirugía los médicos se formaron a su alrededor, y como señal de respeto, hicieron una reverencia a la madre y al cuerpo del pequeño Yaoyi.

La mujer se está cubriendo el rostro por la tristeza, fue un momento emotivo y trágico. En el momento en que se tomó la imagen siguiente, el pequeño Liang estaba inconsciente y no podía cerrar los ojos por sí mismo. Las enfermeras tuvieron que ponerle crema y gotas para aminorar sus dolores. La enfermedad había despertado una nueva pasión en el niño de 11 años. Anteriormente, él quería ser un gran hombre de negocios para darle a su madre una buena vida; luego de enfermar, supo que quería ser doctor para salvar cientos de vidas.

Liang no pudo cumplir su sueño de ser doctor. Sin embargo, sus órganos fueron utilizados para salvar vidas y su cuerpo se destinó al estudio médico. Los médicos se inclinaron tres veces en el pasillo del hospital: se despedían de un niño que se transformó en un verdadero héroe.