Niño de 5 años muere en accidente de mototaxi en Talanga

331
niño
Según el relato de la joven madre, el conductor de la mototaxi iba a exceso de velocidad.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un niño perdió la vida de manera accidental ayer en horas de la noche luego que la mototaxi en que se conducía junto a su madre y otros de sus hermanos, se accidentara en la calle que conduce al municipio de Talanga, Francisco Morazán.

La víctima mortal está identificada como Ángel Gabriel Díaz Martínez, quien el pasado domingo cumplió cinco años de edad.

Según lo dicho por la madre, el conductor de la mototaxi que hacia la carrera iba a exceso de velocidad. Eso impidió que pudiera tomar una vuelta, volcándose aparatosamente en dicha calle que es de tierra. No obstante, esta versión no ha sido confirmada por las autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT).

En el accidente también resultaron gravemente heridos, la joven madre identificada como Heidi Joselyn Ramírez Martínez. Igualmente, sus hijos que responden a los nombres de Bayron Emanuel Díaz Martínez, de tan solo un año de edad y Naomi Gabriela Díaz Martínez, de 10 años de edad. Ellos permanecen internados en el Hospital Materno Infantil.

De acuerdo al relato del padre, el accidente se registró en la carretera que dirige hacia el municipio de Talanga. Hasta el momento, las autoridades policiales no brindan un informe oficial de lo que en verdad pasó en dicho lugar.

Lea también: Amputan brazo a niño que se quemó en Honduras

Niño de ocho meses muere por causas desconocidas en TGU

En otros hechos, el pasado domingo también reportaron la muerte de un bebé de ocho meses de edad, en la colonia Rivas de Tegucigalpa.

Según la información proporcionada por doña Armendina, abuela del menor, aún no saben las causas del fallecimiento del bebé. «No le sabría decir qué pasó, porque mi niño estaba bien, yo ayer en la mañana le di desayuno y luego el almuerzo», afirmó.

Doña Armandina, también expresó que el niño en ningún momento presentó algún dolor. «Yo le hablaba a él y se reía conmigo, apenas yo le hablaba ya me conocía muy bien».

Del mismo modo, la abuela del bebé dijo que ella se dio cuenta hasta que su sobrina le contó en la mañana.

«Yo subí al cuarto, cuando revisé al niño ya estaba moradito, mi sobrina tenía nervios, por eso no me quería decir nada, pero al final fue y me dijo: mi niño se murió», añadió la anciana.