Su sueño es ser abogada: Niña de 10 años recibe sus clases en las calles de SPS

274
niña recibe clases en calle de SPS
La menor indicó que en ocasiones tiene que buscar señal de WiFi para no perder de clases.

CORTÉS, HONDURAS. Una niña de tan solo 10 años de edad se viralizó en las últimas horas luego de conocerse que acompaña a su madre a vender y deseosa de seguir aprendiendo, recibe sus clases virtuales en la calle mientras espera la llegada de clientes.

La historia de la menor la dio a conocer el medio «TV Azteca Honduras», la periodista Nathalie Fletes fue quien entrevistó a la niña y expuso su esfuerzo por llegar a cumplir sus sueños, pese a las circunstancias.

Lea también: Niña de 5 años sufre malformación y no puede gatear; claman por ayuda

La niña de nombre Graciela García, de 10 años, acompaña todos los días a su madre Marianelly García a un improvisado negocio ubicado en el bulevar Los Caminantes de San Pedro Sula, lugar donde se ganan la vida en medio de muchas dificultades.

La menor recibe clases por medio de Zoom.

La menor sueña con ser abogada para ayudar a quien lo necesite, afirma que su mayor dificultad en estos momentos es la falta de una computadora y materiales para afianzar su inquebrantable sueño, apoyado por su madre.

Marianelly García busca la manera de mantener vigente su celular donde su hija recibe sus clases de quinto grado de forma virtual por la pandemia de COVID-19.

«Tenemos 18 años de estar aquí trabajando con mi mamá», indicó la menor. Además, reveló que desde que estaba pequeña algunas personas le ayudan con su estudio para que no se atrase.

Pese a las circunstancias la menor sueña con ser una gran profesional.

El apoyo incondicional de su madre

La pequeña indicó que cuando no tiene internet o tiene problemas de conexión busca otro sitio para tener WiFi. En tanto, su madre expresó con lágrimas en sus ojos que espera lograr el sueño de su hija, y que pueda convertirse en una gran profesional del derecho.

Aseguró que, en algunas ocasiones les toca dormir en la calle, pues el poco dinero que consigue no le ajusta, porque también debe comprar recargas y que la niña reciba sus clases virtuales.

En el improvisado negocio, la madre busca ganar algunos lempiras.

«El transporte está muy caro, los negocios se han venido abajo, solo ajusta para la comida, y hay que meterle recargas al teléfono para que no pierda clases», afirmó la hondureña.

La mujer contó que desde que su hija está pequeña ha dicho que quiere ser abogada. «Ese es el sueño de ella, y mi lucha es seguir para que ella lo pueda lograr», aseguró.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0