Niegan entrada a Támara al monseñor Ángel Garachana

344
monseñor ángel garachana
Instalaciones de la Penitenciaría Nacional de Támara.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El monseñor Ángel Garachana Pérez dirige el servicio pastoral penitenciario para los reclusos y ayer que llegó a la Penitenciaría Nacional de Támara, le negaron el ingreso por seguridad.

En ese sentido, el director ejecutivo del Centro de Prevención, Tratamiento y de Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), el doctor Juan Almendarez, emitió un comunicado para solidarizarse con el obispo.

Se conoció que el motivo de la negativa serían las situaciones violentas que se viven dentro de la cárcel de Támara. En el escrito de la CPTRT, el director señaló que ese día se desarrolló el Encuentro Nacional de la Pastoral Penitenciaria, que el obispo coordina.

Por otra parte se manifestó que el monseñor, también es presidente y signatario de la Conferencia Episcopal, la cual recientemente difundió un mensaje sobre la defensa de Derechos Humanos en Honduras.

En la carta, la conferencia pidió el cese de la violencia y exigió que el Gobierno actual respete los derechos de los hondureños. Asimismo, demandó la pronta solución de la problemática de injusticia social que vive el país.

Lea también – VÍDEO: un recluso muerto y varios heridos tras riña en cárcel de Támara

Cárceles pasan por situación crítica

Cabe destacar que el monseñor Garachana acostumbra visitar uno de los centros de reclusión del país para celebrar el encuentro pastoral. Por lo que en esta ocasión decidió visitar la Penitenciaría de Támara.

No obstante, la dirección del recinto carcelario denegó su ingreso. Se argumentó que la prohibición es un indicador de la grave situación por la que están pasando las cárceles, donde la tortura física y psicológica se ve a diario.

CPTRT pidió revisar políticas de las cárceles

Por medio del comunicado del CPTRT también se sugirió a las autoridades revisar las políticas de relaciones que existen con personas que trabajan para los centros de reclusión y promover las relaciones constructivas.

Finalmente, se señala que es necesario avanzar en las transformaciones que permitan a las personas interactuar en el marco del respeto, la colaboración y la confianza. De esa forma se aliviarán las penosas circunstancias que se viven al ser un privado de libertad.