Nicaragüense muere de infarto tras escuchar alarma por tsunami

270
nicaragüense
Falsa alarma de tsnami en Nicaragua

NICARAGUA. Una mujer murió de un infarto tras escuchar las sirenas de una alerta de tsunami.

Lo anterior fue anunciado por el terremoto de magnitud 7,2 que sacudió ayer jueves el Pacífico, con epicentro en El Salvador.

La víctima fue Juana Petrona García, (57), originaria del municipio de San Juan del Sur, cerca de la frontera con Costa Rica. La mujer, cuando escuchó el sonido de la alarma, se desmayó y falleció de un infarto, indicó la funcionaria.

Las autoridades nicaragüenses suspendieron la alerta de tsunami horas después. Y procedieron a la desmovilización en las comunidades costeras del Pacífico donde se había activado la alerta.

El terremoto de 7,0 grados de magnitud en la escalera de Richter, que primero fue catalogado de 7,2 grados. Sacudió la tarde en El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

Tanto el Gobierno de Nicaragua como el de El Salvador activaron inmediatamente la alerta de tsunami para toda la costa del Pacífico.

Siguiendo las recomendaciones del Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico, la alarma se desactivó tres horas después del seísmo.

El movimiento telúrico ocurrió a las 12:45, al oeste de las costas de Jiquilillo, en el Pacífico norte de Nicaragua, según las autoridades.

Desde El Salvador se reportó que el terremoto se originó a 33 kilómetros de profundidad.

Y añadió el Servicio Geológico a unos 154 kilómetros al sur-suroeste de Puerto Triunfo.

Centroamérica

En un primer momento se estimaron olas de entre 30 centímetros a un metro, según el PTWP, o de hasta tres metros.

«Un hombre transporta una nevera antes de la llegada del huracán Otto en Bluefields, Nicaragua». Un hombre transporta una nevera antes de la llegada del huracán Otto en Bluefields.

Falsa alarma en Nicaragua

Nicaragua tuvo que afrontar también la amenaza del huracán Otto, de categoría 2, por la otra costa del lado Atlántico. El temporal tocó tierra en la ciudad de San Juan con vientos de 175 kilómetros por hora.

Antes se obligó la evacuación de miles de personas en las costas del sur del país y en el norte de Costa Rica.

En San Juan de Nicaragua, un municipio de 2.600 habitantes ubicado en el extremo del Caribe sur, se prepararon cientos de albergues.

Donde se encuentran refugiadas al menos 400 personas, se aseguraron las casas y se compró víveres.