NASA: Marte se secó por tormenta solares

363

WASHINGTON, EU.- La NASA dio a conocer nuevos hallazgos sobre Marte durante una conferencia en el auditorio Webb James de su sede en Washington que se transmitió en vivo por internet.

El informe tiene que ver con el trabajo de la sonda MAVEN lanzada el 18 de noviembre de 2013 y que accedió a la órbita marciana el 22 de septiembre de 2014. Desde entonces, la sonda se mantiene en órbita alrededor del cuarto planeta de nuestro sistema solar.

MAVEN tiene como misión principal estudiar la atmósfera marciana para saber ¿por qué en un período de mil millones de años, Marte se convirtió en un planeta desierto y rocoso, luego de ser muy parecido a la Tierra?

La conferencia de prensa estuvo encabezada por Michael Meyer, Director del Programa de la Misión de Exploración a Marte junto a Bruce Jakosky, Jasper Halekas, Yaxue Dong y Dave Brain, todos parte de la iniciativa Maven (Mars Atmosphere and Volatile Evolution).

La Agencia estadounidense reveló que la atmósfera del ‘planeta rojo’ influyó en la transición del clima marciano de un ambiente temprano, cálido y húmedo que pudo haber albergado vida hasta el planeta árido frío que es en la actualidad.

Los datos de MAVEN permitieron a los científicos determinar la velocidad a la que la atmósfera marciana pierde gas por el viento solar.

Los resultados revelaron también que la erosión de la atmósfera de Marte aumenta significativamente durante las tormentas solares.

«Marte parece haber tenido una gruesa atmósfera lo suficientemente caliente como para soportar el agua líquida, que es un ingrediente clave y medio para la vida tal como la conocemos actualmente», dijo John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. «La comprensión de lo que pasó a la atmósfera de Marte nos dirá la dinámica y evolución de cualquier atmósfera planetaria. Aprender lo que puede causar cambios en el entorno de un planeta es una pregunta clave que se está abordando en el viaje de la NASA a Marte», dijo.

Las mediciones de la sonda MAVEN indican que las ráfagas de viento solar roban atmósfera al planeta rojo a una velocidad de 100 gramos por segundo. «Al igual que el robo de unas monedas de una caja registradora cada día, la pérdida llega a ser significativa en el tiempo», dijo Bruce Jakosky de MAVEN investigador principal de la Universidad de Colorado, Boulder.

«Hemos visto que la erosión atmosférica aumenta significativamente durante las tormentas solares, por lo que la pérdida fue mucho más altas miles de millones de años atrás, cuando el sol era joven y más activo», señaló.

En marzo de 2015, una serie de tormentas solares dramáticas golpeó la atmósfera de Marte y MAVEN descubrió que la pérdida de gas se aceleró. La combinación de mayores tasas de pérdida y el aumento de las tormentas solares en el pasado sugiere que la pérdida de la atmósfera que escapó al espacio fue la causa de un proceso importante en el cambio del clima marciano.

El viento solar está formado por una corriente de partículas, principalmente protones y electrones, que fluye de la atmósfera del Sol a una velocidad de aproximadamente un millón de millas por hora. El campo magnético que lleva el viento solar puede generar un campo eléctrico como el de una turbina inmensa. Este campo eléctrico acelera los átomos de gas eléctricamente cargadas, llamadas iones, en la atmósfera superior de Marte y las dispara en el espacio.

MAVEN ha estado examinando cómo el viento solar hace que el gas atmosférico ultravioleta de la parte superior sea expulsado al espacio causando una pérdida dramática.

Los nuevos resultados indican que la pérdida se experimenta en tres regiones diferentes del planeta rojo: por la «cola», donde hay flujos de viento solar detrás de Marte, por encima de los polos marcianos en una «pluma polar» y de una nube prolongado de gas que circunda a Marte.

El equipo científico determinó que el 75% de los iones que escapan de la atmósfera marciana provienen de la región de la cola y el 25% de la región de la pluma.

La investigación reveló que las regiones antiguas en Marte tienen signos abundancia de agua con valles excavados por los ríos y depósitos minerales que sólo se forman en presencia de agua líquida.