Música y canto: el método que ayuda con problemas pulmonares y demencia

182
Música y canto
En las últimas dos décadas, muchos investigadores han intentado precisar los mecanismos psicológicos, biológicos y de comportamiento que vinculan el canto con la salud.

REDACCIÓN. Se sabe que cantar puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo, pero también, investigaciones muestran que podría también ser beneficioso para la salud física.

Puede hacer que mejore la respiración de las personas con problemas pulmonares y ayudar a los enfermos de demencia a lidiar con los síntomas de la enfermedad.

En las últimas dos décadas, muchos investigadores han intentado precisar los mecanismos psicológicos, biológicos y de comportamiento que vinculan el canto con la salud.

Daisy Fancourt, profesora del University College de Londres, dijo que, cuando se canta se producen en el cuerpo una serie de cambios.

“Estos pueden incluir una reducción en las hormonas del estrés, como el cortisol. También se ven diferencias en los niveles de endorfinas, que están relacionados con nuestro ánimo”.

Efectos múltiples

Fancourt ha hecho investigaciones en profundidad sobre los beneficios para la salud de cantar e informó que sus efectos son múltiples.

«Cantar es una actividad saludable multimodal. Tiene muchos componentes. Cantar involucra expresar emociones, lo cual se sabe que es bueno para la salud mental. También da lugar a interacciones sociales que pueden ayudar a reducir la sensación de soledad”.

Incluso escuchar música tiene beneficios cuantificables para la salud.

“Entre quienes van a conciertos (sin importar si son de música clásica o de rock) encontramos niveles similares de reducción del estrés”.

Un estudio de 2011 publicado por la Universidad Christ Church en Canterbury, Reino Unido, determinó que “cantar puede ayudar a personas con problemas mentales existentes y con condiciones de salud física”.

Los investigadores añadieron que “cantar en grupo puede tener beneficios sustanciales para ayudar en la recuperación de personas con problemas de salud mental serios y de larga data”.

Meditación

Annabel, integrante de un coro en Alemania, comentó que el impacto de cantar en su cabeza y en su cuerpo fue inmediato.

“Cuando canto es como una suerte de meditación. Me sumerjo en la música. Me siento realmente bien”.

Cada jueves, ella practica durante tres horas.

“Necesitas todo tu cuerpo para cantar. Esa es mi excusa para no ir al gimnasio”, añadió.

Demencia

La música, especialmente el canto, se usa como terapia para ayudar a los pacientes con demencia.

“Cuando cantamos hay una parte de nuestro cerebro que recibe más flujo sanguíneo, estas son las que normalmente se preservan en la demencia cuando muchas otras se han perdido. Estas son áreas vinculadas a las emociones”, explicó el doctor Simon Opher.

El médico británico agregó que escuchar canciones “realmente despierta a los pacientes con demencia y los hace involucrarse más”.

Beneficios

La ONG británica Mind Song envía regularmente a sus cantantes a geriátricos para alentar a cantar a sus residentes.

“Cantar en grupo tiene beneficios. Recibimos comentarios de los cuidadores que nos dicen que la gente mayor está de muy buen humor hasta el día siguiente”, sustivó Maggie Grady, director de terapia musical de la organización.

Mind Song también da clases de música a pacientes con problemas pulmonares persistentes que van desde asma a cáncer.

“Después de hacer cinco o seis clases de canto, algunos de nuestros pacientes muestran una marcada mejoría en la fuerza del flujo respiratorio”.

Las pruebas para evaluar el flujo respiratorio miden cuán rápido el paciente puede expulsar el aire de sus pulmones. Eso es un indicador clave en las personas con problemas respiratorios.

Fuerza pulmonar

No sorprende entonces que pacientes que sufren de enfermedades pulmonares severas quieran cantar para mejorar su estado de salud.

Colin sufre de fibrosis pulmonar idiopática, una enfermedad que no tiene cura y que mata a la mitad de las personas que la contraen en un lapso de tres años.

Pero a pesar de la severidad de su condición, él aseguró que cantar lo hace sentirse mejor.

“Yo canto con un grupo de 16 personas. Me ayuda a manejar mejor mi respiración. Me hago pruebas de función pulmonar con regularidad y algunos indicadores han mejorado”.

Hormonas

El acto de cantar hace que el cuerpo libere endorfinas, que están asociadas con el placer.

Cantar obliga a hacer respiraciones profundas, que a su vez aumentan el flujo sanguíneo en el cuerpo así como el efecto de las endorfinas.

Es similar a la explosión que tiene lugar cuando nos reímos o comemos chocolate.

Un estudio reveló que tan solo 40 minutos después de cantar en grupo, los niveles de cortisol (la hormona del estrés) habían caído mucho más rápidamente que de forma natural.