Hasta L60 mil de multa pagarán vendedores de pólvora en TGU

378
Multas vendedores pólvora capital
El Juez Municipal de Tegucigalpa, José Rodríguez, informó las multas para las personas que vendan pólvora en esta temporada.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Juez Municipal de la alcaldía de Tegucigalpa, José Rodríguez, informó este miércoles, que las multas para aquellas personas que vendan pólvora en esta temporada navideña oscilan entre los 5 y 60 mil lempiras.

Pero, la sanción no solo será para quien comercialice el explosivo, sino también, para los padres de los menores que resulten con quemaduras producto de la quema de este producto, quienes enfrentarán una multa de entre 5 mil lempiras o trabajo comunitario.

Campaña «Navidad en familia sin niños quemados»

El funcionario de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) detalló que a la campaña de este 2020 se le ha dado el nombre de “Navidad en familia sin niños quemados”.

Dicha campaña va dirigida a solicitar a toda la población de la capital del país, a que se abstengan de comprar pólvora. Además, que no gasten dinero innecesariamente en eso tipo de producto.

A su vez, porque los afectados en su totalidad son los niños y los adolescentes, añadió Rodríguez.

Lea además: Tras caer en «cernada de maíz», ingresa segundo niño quemado a Fundaniquem

“Ya tenemos casos de niños quemados que no son de Tegucigalpa, pero estamos solicitando a todos que por favor nos mantengamos pendientes de que no salgan niños y adultos con quemaduras o por accidente con pólvora”, destacó el funcionario municipal.

En el 2019, la cifra de quemados se elevó a 22 en todo el territorio nacional, especialmente en San Pedro Sula y Tegucigalpa. En tanto, hasta la fecha ya se reportan tres niños quemados y un joven que falleció por manipular pólvora.

Año con año se realiza este tipo de campañas, con la finalidad de evitar más niños con severas lesiones a causa de manipular pólvora. Además, para hacer un llamado de conciencia a los padres, para que pongan atención y cuidado con sus pequeños, para luego no tener que lamentar.