Dos mujeres trataron de ingresar a «El Pozo II» con droga en sus partes íntimas

352
droga en sus partes íntimas
Intentaban ingresar con droga en sus partes íntimas cuando pretendían visitar a sus parejas.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En las últimas horas, personal de la Fuerza Nacional de Control de Centros Penitenciarios detuvo a dos mujeres de 21 años que intentaban ingresar a «El Pozo II» en Morocelí, El Paraíso, con supuesta droga en sus partes íntimas.

Las féminas fueron identificadas como Bessy Osiri Amador, de 21 años, y Yennifer Alexandra Ordóñez Molina, 21 años. Según informe, llegaron para realizar la visita conyugal a sus parejas, miembros de una organización ilícita.

Al momento de pasarlas individualmente por el escáner se descubrió el paquete de droga.

Ante el hallazgo, a las jóvenes las detuvieron las autoridades y las remitieron a las oficinas de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) de la ciudad de Yuscarán, El Paraíso; en ese lugar las sometieron a un proceso investigativo.

Asimismo, se informó que Bessy Osiri Amador iba a visitar al privado de libertad Henry Gerónimo Peñalba Martínez del Módulo 5, miembro de la Pandilla 18.

Mientras que Yennifer Alexandra Ordóñez Molina iba a visitar a Kensy José Mejía Galindo, también de la Pandilla 18. A continuación se adjuntan fotografías de lo captado por el Bodyscan y el paquete extraído por la DPI:

Lea también: Granada en recto de recluso era para matar a hombre ligado a “Tony” Hernández

Reo se introduce una granada en el recto en “El Pozo”

En el mes de enero se registró un caso inusual: se trató del ingreso de un objeto prohibido en la cárcel de máxima seguridad “El Pozo“.

Se encontró una granada en el interior del recto de un privado de libertad. El preso responde al nombre Edgar Misael Martínez, quien se supone es pandillero de la 18.

El hallazgo se produjo luego que los presos fueran llevados del patio hacia el Módulo 8 donde permanecen. Tras la inspección, mediante el detector de metales Garret, se encontró un objeto sospechoso dentro del cuerpo de Edgar Misael.

Inmediatamente lo llevaron al escáner corporal, para poder verificar si en efecto había algún tipo de metal en el cuerpo del sospechoso. Al constatar la presencia del objeto, se procedió a realizar una requisa manual donde se encontró la granada de mano.