SAN PEDRO SULA, HONDURAS. Las autoridades aún trabajan en la identificación de dos mujeres que fueron encontradas si vida el pasado sábado en las aguas del Río Chamelecón comunidad de El Morro, sector Rivera Hernández.

Información proporcionada hasta ahora indica que a las féminas las torturaron, las amarraron de pies y manos. Asimismo, lamentablemente les mutilaron uno de sus pechos.

Se supo que una de las mujeres andaba vestida de un jean de color azul. Así como una blusa oscura y zapatos de color negro. Mientras que la segunda vestía un pantalón de color azul, una blusa del mismo color y calcetines blancos.

Según se dio a conocer, hasta ahora ninguno de los dos cuerpos ha sido reclamado por los parientes. Esto, en la morgue de San Pedro Sula, zona norte. Por lo que siguen trabajando en la autopsia.

Por su parte, elementos de la Dirección Policial de Investigaciones continúan indagando en el motivo por el cual les quitaron la vida de forma sanguinaria. Así como en la identidad y ubicación de los asesinos.

Lea también: Decapitan a dos ancianos en Colón

SÉPALO

Las autoridades policiales informaron que recibieron una denuncia anónima el 30 de diciembre del 2018. Según se supo, allí les hicieron saber que dos mujeres habían desaparecido en el sector de La Planeta, del municipio de la Lima, Cortés; desde entonces habían emprendido la búsqueda.

Honduras: paraíso de femicidios

Según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), en Honduras una mujer es asesinada cada 18 horas.

Lo que más preocupa a las organizaciones es que “más del 90 por ciento de los
crímenes contra las mujeres se encuentran en la impunidad”. Soledad Pazo, representante de OACNUDH, detalló que el Gobierno de Honduras debe implementar políticas encaminadas a bajar la incidencia de homicidios contra mujer.

En tanto, Cristina Alvarado del Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla, dijo que “las mujeres en Honduras se ven enfrentadas a un manipuleo político. Así como a la estrategia de militarización de la seguridad que está orientada a la atención del crimen organizado y al narcotráfico. Esto, en detrimento a las violencias contra las mujeres”.