Mujer llora ante policías y pide no encarcelar a esposo que la maltrata

María y Geovany llevan dos años juntos. Según la madre de la agredida, las peleas son lo más común en la relación.

113

CORTÉS. Con un ojo hinchado, moretes y lágrimas en el rostro, mujer se presentó ante una posta policial pidiendo a los agentes que no encarcelaran a su esposo que la maltrata en San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

La mujer fue identificada como María, no mayor de 40 años, quien es víctima de abuso doméstica. Su esposo, Geovany, con unos tragos encima y ya sin mucha claridad, la golpeó dejándola lo suficientemente herida.

En ese sentido, no fue la víctima la denunciante, sino su madre. Al ver que que era una escena repetitiva, se cansó y llamó a las autoridades policiales. El sujeto fue llevado a una posta policial y sería remitido a la Fiscalía.

María, sin importarle nada, dejó el trabajo y fue a traer a su “amado esposo”. Su madre, con molestia la acompañó para asegurarse de que el culpable de sus golpes no quedara en libertad.

Ante las cámaras de medios de comunicación, la agredida pidió que lo dejaran en libertad. Asimismo prometió que ya no beberían alcohol y ambos buscarían una iglesia para congregarse. Agresor y víctima empezaron a besarse y abrazarse frente a todos.

Justificando la pelea, María explicó que los dos estaban bebidos y que hasta ella lo había agredido. El hermano de la víctima había intervenido al ver a la fémina siendo golpeada, pero hasta con él se las desquitó por ponerle las manos encima a su amado.

Llega a sacar de la posta a esposo que la maltrata

María y Geovany se abrazaron y besaron. teniendo un emotivo momento frente a los agentes policiales y medios de comunicación.
María y Geovany se abrazaron y besaron. teniendo un emotivo momento frente a los agentes policiales y medios de comunicación.

Después de dos años juntos, Geovany, antes de ser llevado a la Fiscalía le dijo a María que la amaba y que siempre lo haría. “No quiero que me lo metan preso, por favor. Yo les pido que no, no quiero que me lo detengan”, agregó la agredida.

Finalmente, explicó ante los presentes que a pesar de las dificultades, todos los días salen a trabajar juntos. Nunca les ha faltado nada y quisiera que todo continuara así.