A pedradas matan a veinteañero en Choloma, miembro de la comunidad LGTB

980
muerto a pedradas en Choloma
Foto en vida de Jhony Alexander Gutiérrez Sabillón.

CORTÉS, HONDURAS. Una persona del sexo masculino fue asesinada a pedradas este día en la colonia Santa Fe Central, perteneciente al sector López Arellano, municipio de Choloma, zona norte del país.

El nombre del occiso es Jhony Alexander Gutiérrez Sabillón, de tan solo 20 años de edad. Al parecer residía en el mismo sector donde lo ultimaron.

Según trascendió, Gutiérrez Sabillón fue miembro de la banda de guerra del Instituto Pagán Lozado. Y además, presuntamente era miembro de la comunidad LGTB de Honduras.

El cadáver de veinteañero yacía sobre una polvorienta calle de tierra. Personas que transitaban por la misma se encontraron con el dantesco hallazgo. Tras esto, reportaron lo acontecido a la Policía Nacional.

De inmediato, elementos uniformados se hicieron presentes para constatar el hecho. Posteriormente procedieron a acordonar la escena del crimen.

Más tarde, personal de Medicina Forense del Ministerio Público (MP) hizo el levantamiento del cadáver con base a ley y lo trasladaron a la morgue de San Pedro Sula.

Por otro lado, agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) ya están haciendo las indagaciones correspondientes para esclarecer este caso. De momento se desconoce cuál fue el móvil del crimen.

Se presume que varios sujetos habrían perpetrado el crimen y posteriormente dejaron abandonado el cuerpo de su víctima.

Otro caso hace seis días: Miembro de la comunidad LGTB es asesinado con saña en Quimistán

ANTECEDENTE

El pasado 27 de marzo, un miembro de la comunidad LGTBI fue hallado muerto al interior de una casa ubicada en Villanueva, específicamente en la aldea Dos Caminos, zona norte de Honduras.

El nombre de la víctima es Wilmer Adalí Hernández Rápalo, de 24 años de edad.

Según información preliminar, al joven lo habrían ultimado a puñetazos o a golpes con algún objeto.

Al parecer, luego de cometer el crimen y antes de darse a la fuga, el o los hechores intentaron quemar el cadáver de Hernández prendiéndole fuego a todo el lugar donde lo asesinaron: una pequeña casa en la que se venden tortillas. Sin embargo, las llamas no consumieron el cuerpo, tampoco la vivienda.