ESTADOS UNIDOS. John McCain, expiloto de la armada de Estados Unidos y exprisionero de guerra en Vietnam construyó una notable carrera política para convertirse en un prominente líder del Partido Republicano con el cual incluso llegó a ser candidato a la presidencia del país.

McCain, de 81 años, luchó por varios meses contra un cáncer cerebral agresivo que finalmente terminó acabando con su vida. Su muerte ocurrió este sábado 25 de agosto, a las 4:28 de la tarde.

Cuando era mucho más joven, McCain estuvo muy cerca de la muerte en numerosas oportunidades. Ocurrió en las selvas húmedas de Vietnam tras ser capturado por el enemigo. Allí sufrió la tortura luego de que un 26 de octubre de 1967 en medio de una misión aérea sobre Hanoi fuego antiaéreo destrozó el ala derecha de su jet, del que tuvo que ejectarse de emergencia.
PUBLICIDAD

Sus dos brazos y piernas resultaron fracturados tras caer en un lago, donde milicias del Vietcom lo capturaron, no sin antes golpearlo y atravesarlo con bayonetas.

Tres meses antes, el joven piloto estaba sentado en su jet en la cubierta del portaaviones USS Forrestal cuando el misil de otro avión caza se disparó accidentalmente, impactando uno cerca del suyo y generando una bola de fuego de la que se salvó por poco.

Pero fue en la tristemente célebre prisión de Hanoi Hilton donde la muerte lo visitó en numerosas ocasiones. Allí fue aislado y torturado sistemáticamente, de lo que intentó escapar sin éxito a través del suicidio.

Hijo del Canal de Panamá

Por ello, el veterano político estadounidense es considerado un héroe de guerra, no por sus proezas en batalla, sino por haber logrado superar los horrores de su confinamiento. Y de la misma forma fue respetado y considerado uno de los mejores en el mundo de la alta política en Washington DC ya que no solo fue el principal promotor de más de 50 leyes aprobadas, sino que logró llegar a la mayor aspiración política que es ser nominado a la Casa Blanca, contienda en la que fue derrotado por Barack Obama en 2008.

Su captura en Vietnam a finales de la década de 1960. Y su derrota política 40 años después fue, sin embargo, ridiculizada por el actual presidente de EEUU.

“No es un héroe de guerra”, dijo Trump en un evento de la campaña electoral de 2016. “Él es un héroe de guerra porque lo capturaron. Me gusta la gente que no capturaron”.

John McCain rechazó negociar su libertad en el inicio de su confinamiento en Vietnam del Norte. Esto, a sabiendas de que mandaría un mensaje desmoralizador a sus otros compañeros prisioneros. Lo anterior, por el hecho de que su padre, el almirante John S. McCain, era en ese entonces el comandante en jefe del Pacífico.

Incluso su padre ordenó tiempo después, casi a finales de la guerra, el bombardeo de Hanoi a sabiendas de que su hijo estaba allí en algún lugar como prisionero de guerra. Por ello, su fama de rebelde nació como prisionero, una captura que se extendió cinco años.