Muere en Tegucigalpa el reconocido pintor hondureño Ulises Daniel Rivera

667

Su ambición no eran más premios o dinero, era heredar a jóvenes entusiastas su conocimiento, por eso impartía clases gratuitas a muchos muchachos que se aventuraron con él a mantener vivo el arte de la acuarela, cada sábado en su estudio.

“Quiero ser para ellos aquella persona que yo quise tener a mi lado cuando comencé mi carrera” me dijo, y “de qué servirían mis obras, si mi talento y conocimiento mueren conmigo cuando me toque partir”, me expresó también.

Esas frases pueden resumir el amor con el que el maestro Ulises Daniel Rivera veía sus alumnos y a su país.

Lamentablemente cuando le pregunté por algún reconocimiento recibido me mencionó muchos, pero no había ninguno otorgado por el Estado de Honduras, sin embargo me dijo “mi premio lo obtengo a diario cuando Dios piensa en mí cada mañana”.

Lamento profundamente su partida, y les comparto un pequeño resumen de mi conversación con él, para que tengamos conocimiento del porqué este es un día triste para Honduras y el arte nacional.

Que en La Paz del Señor encuentre el mejor paisaje para inspirar más acuarelas divinas en el paraíso querido maestro.

Hasta pronto y gracias por el legado que deja a Honduras.

Cabe mencionar que el año pasado recibió el premio Identidad por su aporte a Honduras de parte de esa empresa de televisión.