MP: Más de 30 autopsias en la morgue de TGU durante 2020

251
Autopsia
Un número "sumamente alto" de autopsias se han realizado en este inicio de año: más de tres decenas. La principal causa es la violencia.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En solo siete días del 2020, la morgue capitaliana ha realizado más de 30 autopsias, según desveló el Departamento de Patología Forense del Ministerio Público (MP).

La causa mayoritaria de esas defunciones es la violencia, mientras que en segundo lugar están los accidentes de tránsito vehicular.

Issa Alvarado, relacionadora pública de la entidad judicial, estimó que la cifra es «sumamente alta» ya que no ha pasado ni una semana en este año nuevo y ya el número supera las tres decenas.

Hasta el momento, los análisis cadavéricos se han efectuado en cuerpos provenientes de Choluteca, Comayagua, Daní, Intibucá, Siguatepeque y Olancho.

Lea también: Honduras: se registran ocho suicidios en los primeros días del 2020

Autopsias durante fiestas de fin de año

Durante las celebraciones de fin de año y la bienvenida al 2020, dos decenas de personas muertas ingresaron a la morgue capitalina.

La mayoría de esos decesos se produjo como consecuencia de heridas por arma de fuego.

Según los registros de esta dependencia judicial, esos cuerpos procedían de Olancho, Choluteca, El Paraíso y Francisco Morazán. En el informe, se especificó que cuatro muertes se registraron en la capital de la república. También, otros cuatro catrachos perdieron la vida de forma accidental.

Precisamente en el último día de 2019, y los dos primeros del presente año, se registró la defunción de siete y trece compatriotas respectivamente.

Necropsias en 2019

Se dio a conocer que el año anterior se realizaron 2 mil 387 autopsias en la capital hondureña.

San Pedro Sula, por su lado, contabilizó una cantidad levemente superior: 2 mil 459 necropsias.

¿Cuál es el procedimiento? 

Una autopsia, o necropsia, es el proceso forense que se realiza tras el fallecimiento de una persona o un animal.

Esta intervención tiene objetivo obtener datos anatómicos sobre lo que causó la defunción; de igual manera las patologías (enfermedades físicas o mentales) que sufría el organismo en vida.

La primera fase es el diagnóstico, donde se debe examinar de forma exhaustiva toda la parte visible del cuerpo, así como las cavidades y fluidos.

Seguido, se debe limpiar en su totalidad el cadáver para evitar cualquier tipo de contaminación. Posterior, se procede a realizar la disección, donde se abre el pecho en forma de «Y», desde los hombros hasta la cavidad abdominal.

Al realizar esta incisión, se continúa el proceso examinando los órganos para determinar sus características e identificar alguna anomalía patológica o que habría influido en el deceso.

Si se encuentra un órgano que presentó falencias, este debe ser retirado para estudiarlo individualmente. En cuanto al cerebro, se hace una apertura vía la zona superior del cráneo y se extrae el órgano en su totalidad.

Al concluir la examinación, todos los órganos deben ser colocados en su posición habitual. Además, los forenses pueden solicitar exámenes de sangre, radiografías u otros procedimiento.