No son buenos meses para José Mourinho. En diciembre, por malos resultados y una mala relación con la plantilla, fue despedido de Manchester United.

Ahora, este martes, se dio a conocer la condena que recibió por fraude fiscal en España. Un año de cárcel (no cumplirá porque no tiene antecedentes penales). Deberá pagar una multa de poco más de tres millones de euros, tras aceptar el escrito de acusación de la Fiscalía de Madrid.

¿Qué dice ese mismo escrito? Según Europa Pressel portugués incurrió en dos delitos contra Hacienda Pública. Esto tras “suscribir en 2004 un contrato por el que simulaba la cesión de la explotación de sus derechos de imagen; a la sociedad Koper Services SA, con domicilio en las Islas Vírgenes Británicas”.

Se aclara además que el entrenador firmó el 31 de marzo de 2010 un contrato de trabajo con el Real Madrid. Motivo por el que adquirió la condición de residente fiscal en España.

Multa

Claro que Mourinho no se hará demasiado problema en pagar esta multa; luego de cobrar un finiquito de 26 millones de euros, tras ser despedido del United…

Esto, luego que la defensa del entrenador llevara a cabo un trato con la Fiscalía de Madrid; declarando que «acuerdan y se muestran conformes con la sustitución de la pena de 12 meses de prisión. La de multa de 24 meses a razón de una cuota diaria de 250 euros», dando un total de 182.500 euros adicionales a la multainicial.

Por su parte, Mourinho ya había realizado un pago de 1.14 millones de euros a razón de otras sanciones administrativas en 2015; por lo que el ministerio fiscal accedió a recibir ese monto como parte del pago de la multa.