SAN PEDRO SULA, CORTÉS. El “fantasma” de la crisis del transporte vuelve a presentarse en la capital industrial del país.

En consecuencia del acuerdo entre transportistas y Gobierno en el que se pactó el incremento de dos lempiras al precio del pasaje, surge una nueva crisis a nivel local.

Hoy viernes, los motoristas y ayudantes de la ruta 2 tomaron la decisión de parar sus labores. Esto, como forma de protesta en contra del aumento de la tarifa diaria que ha sido impuesta por los propietarios de las unidades, la cual se elevó en 300 lempiras.

ARGUMENTO DE LOS PROPIETARIOS

Un representante de los dueños de las unidades justificó que el incremento se debe a los gastos de mantenimiento de los vehiculos. Además, argumentó que uno de los objetivos del incremento a los pasajes fue, precisamente, aumentar el margen de rentabilidad.

OTRAS RUTAS PODRÍAN UNIRSE

Entre tanto, no solo los motoristas y ayudantes de la ruta 2 se quejan del aumento a la tarifa. Otros que se han visto afectados son los de la ruta 7, los cuales comentaron a Diario TIEMPO que, la tarifa se les cobraba era de 900 lempiras; pero debido al incremento del pasaje ahora deben pagar 1,200 lempiras.

“La gente puede pensar que nosotros somos los dueños de los carros, pero no es así”, dijo uno de los ayudantes, dando a entender que el incremento del pasaje no los beneficia a ellos.

Le podría interesar: Capturan a supuesto homicida en Choloma, Cortés

EL ACUERDO

El pasado viernes el Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT) informó mediante un comunicado que en el marco del diálogo con el sector transporte supuestamente acordaron un aumento al pasaje del autobús urbano en la zona norte.

“En el marco de un diálogo abierto y permanente con todos los sectores del rubro del transporte público de pasajeros a nivel nacional, hemos alcanzado acuerdos importantes”, comenzaba diciendo el comunicado.

Dicho acuerdo dio luz verde a los transportistas para aumentar el precio del pasaje. Las rutas que firmaros hicieron efecto el cobro del aumento. En cambio, los que se negaron a hacerlo mantuvieron firme su propuesta de bajar 23 lempiras al precio de los combustibles.