SAN PEDRO SULA, HONDURAS. Las autoridades ya identificaron plenamente a los dos hombres decapitados en los puntos Cerrito Lindo-Planeta, del municipio de La Lima.

Ambos cadáveres fueron encontrados ensabanados la mañana de hoy martes en el norte del país. Se trata de un motorista de bus “rapidito” y un ayudante. Además, cerca del lugar del hallazgo se encontró la unidad de transporte público en la cual trabajaban. También se mencionó que en en el interior del “rapidito” color verde habían varios casquillos de bala.

Los occisos son Augusto Nery Díaz Pineda, de 19 años de edad. Quien era el motorista del busito y su ayudante Keny Ánderson Trochez García, de 19 años de edad.

Se conoció que ambos trabajaban en los “rapiditos” que cubren la ruta La López Arellano de Choloma-Centro de San Pedro Sula. Se supo que andaban dejando a sus casas a unas enfermeras del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y empleados de una pizzería ayer a eso de las 10 de la noche (fuera de ruta), pero de forma repentina fueron sorprendidos por sujetos armados, quienes a punta de pistola bajaron a los transportistas y luego procedieron a ejecutarlos, en tanto, las trabajadoras del Seguro Social y el resto de los ocupantes, fueron obligados a tomar un taxi y retirarse de la zona.

AUMENTA CIFRA DE CADÁVERES HALLADOS EN DOS DÍAS EN SAN PEDRO SULA

Es importante mencionar que el sector está sitiado por la mara Salvatrucha (MS-13) y la pandilla 18. Estos son grupos antisociales rivales y según conocidos de las víctimas, los dos muchachos pudieron haber sido confundidos por los malhechores. Sin embargo, la Policía aseveró que están investigando si los occisos tenían algún vínculo con dichos grupos de antisociales. También aseguraron que la escena fue dantesca. Esto, puesto que aparte de decapitarlos, les quisieron arrancar el corazón.

La Policía Nacional llegó a acordonar la escena del doble hallazgo y Medicina Forense del Ministerio Público (MP) levantó los cadáveres posteriormente para su reconocimiento
“Rapidito” que fue encontrado a unos metros de donde estaban los cuerpos del motorista y su ayudante