CORTÉS, HONDURAS. Un motorista de la empresa Emtrasecho, de la ruta López Arellano-San Pedro Sula, fue ultimado la mañana de este martes en la localidad de Choloma, al norte del país.

La víctima es Pablo Alexis Rivera Hernández, de 22 años de edad, residente en Cerro Verde, y cuyo cuerpo quedó ensangrentado dentro de la unidad de transporte público luego que lo atacaran a balazos en la conocida «vuelta del cura».

Información preliminar indica que sujetos le hicieron parada en el punto antes mencionado, se subieron y le dispararon en varias ocasiones, posteriormente se dieron a la fuga en una motocicleta.

Tras lo acontecido llegaron elementos de la Policía Nacional para acordonar la escena. En tanto, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) indaga en lo ocurrido, aunque se presume tiene que ver con el «impuesto de guerra».

Medicina Forense se desplazó hasta al lugar para realizar el levantamiento del cadáver en base a ley y que este luego sea reclamado por sus familiares para su velatorio y entierro.

motorista de la López Arellano
Punto exacto donde quedó el «rapidito» tiroteado por los facinerosos.
Policías preventivos y militares realizaron operativos tras el hecho violento, pero hasta ahora no hay una respuesta concreta.

Choloma, el municipio más violento del Valle de Sula

A pesar de los múltiples operativos en diferentes partes del municipio, Choloma sigue siendo uno de los más violentos del Valle de Sula, según la Secretaría de Seguridad.

La ciudad maquilera es considerada la tercera más habitada del país, donde la mayor parte de la población es flotante; es decir, personas que llegan de otras partes del país en busca de oportunidades de empleo.

Las autoridades de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA) en las
diferentes instituciones policiales y militares se han unido. Lo anterior, para realizar estrategias de seguridad en las zonas de mayor incidencia; sin embargo, los enfrentamientos entre bandas, maras y pandillas son los que mantienen la incidencia de muertes violentas.

La zona donde más se reportan muertes violentas sigue siendo la López Arellano. Allí es donde proliferan diferentes estructuras delictivas. Según se supo, pasan en constantes peleas de territorio para la venta y distribución de drogas.

De acuerdo con los empresarios, la extorsión es uno de los delitos que más afecta en la zona, donde los transportistas son las principales víctimas. En Choloma funcionan actualmente diez centros de alcance. Allí, es donde se capacita a los niños y jóvenes que viven en zonas vulnerables a la delincuencia.

La mayoría de las personas asesinadas son jóvenes de entre 19 y 25 años. Gran parte de los homicidios están ligados al narcomenudeo. Lo anterior, puesto que las bandas están reorganizándose por sectores.