COPÁN, HONDURAS. La empresa Minerales de Occidente podría cerrar ante la problemática que afrenta. El alcalde de La Unión, Víctor Hugo Alvarado y un conjunto de regidores se trasladaron en las últimas horas a Tegucigalpa para solucionar el problema que aqueja toda una población que está a punto de perder su empleo.

Se conoce que en la aldea La Azacualpa, perteneciente a dicho municipio, está ubicado un cementerio que bajo él yace una mina de oro. Ante tal descubrimiento, la empres minera pretende trasladar los cuerpos hacia otro lugar para explotar los recursos.

Lea más acerca de: El cementerio donde hondureños descansan sobre una montaña de oro

UNA MINORÍA DE LOS POBLADORES ESTÁN EN CONTRA

Al menos siete pobladores son los que están en contra de la acción que pretende tomar la empresa. Por lo tanto, ellos mantienen tomada la mina impidiendo el ingreso a algunos trabajadores. Cabe mencionar que esta ya es la segunda vez que pobladores de varias comunidades de La Unión protestan.

“No podemos permitir que se sigan exhumando nuestros deudos. Esto, cuando la empresa no ha seguido el proceso para que las familias autoricen o no trasladar sus muertos. Este alto es para decir que nos respeten, no más atropellos”, señaló unos de habitantes en contra.

RESPUESTA DE LOS DEMÁS POBLADORES

Por otro lado, recientemente miles de personas, incluyendo a empleados municipales y contratistas, salieron a protestar en contra de quienes mantienen tomada la mina. En una movilización y con pancartas en sus manos pidieron siga operando, ya que es la principal fuente de trabajo en la zona.

Los habitantes quieren que la fiscalía reconozca que las personas que tienen tomada la zona de exploración de la mina no los representan. Además, solicitan la salida del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), a quienes responsabilizan de la pérdida de empleos en el lugar.

Lea también: Habitantes de La Unión, Copán, piden que se castigue a invasores de mina

DECLARACIONES DEL ALCALDE 

Los patronatos de La Unión también alzaron la mano en favor de Minerales de Occidente. Además, el alcalde dijo en conferencia de prensa que el municipio es el más afectado si la empresa minera se retira, ya que eso frenaría el desarrollo. “Hoy hemos tomado la decisión de respaldar a la empresa minera”.

“La empresa ha cumplido” afirmó el alcalde. También aclaró que las peticiones de los que mantienen tomada la mina son personales y no representan a toda la comunidad.

Añadió que el 90 por cierto (%) de la población manifiesta estar a favor de la empresa minera. Lo anterior, debido a que se han beneficiado a través de los proyectos sociales que la minera ha desarrollado.

Alcalde Víctor Hugo Alvarado.

REGIDORA DE LA COMUNIDAD, BELKIS MIRANDA

Según la regidora Belkis Miranda, la situación en la comunidad se ha ido agravando, debido a que actualmente no hay otra área para poder extraer el material.

“Este pueblo ya firmó un convenio entre comunidad y empresa donde afirman que están de acuerdo con que la empresa trabaje en dicha área”.

Respecto a las personas que mantienen tomada la mina, dijo que “el problema no es que ellos estén defendiendo el ambiente si no que están pidiendo beneficios personales que no están pactados dentro de un convenio”.

También mencionó que “se han realizado varias reuniones con ellos, pero no hemos podido llegar a ningún acuerdo debido a que hoy piden una cosa y cuando se les da respuesta solicitan otra. Para la empresa minera es muy complicado llegar a un acuerdo porque no tienen una posición clara de qué realmente quieren”.

“La empresa no está obligada a pagar impuestos, ya que no hay ley que la obligue a tributar por el momento, pero actuando de buena fe y por mantener la responsabilidad social, firmó un convenio con la municipalidad en donde se comprometía a seguir tributando, dinero que sirve para pagar a más de 55 maestros mensualmente, 60 enfermeras y auxiliares, medios de transporte para los estudiantes de las diferentes comunidades y proyectos de pavimentación”, puntualizó la joven.

EMPRESA MINERA EN ESTADO CRÍTICO

“Actualmente la empresa está pasando una situación crítica, no están produciendo lo necesario para cubrir una planilla de más de 3,000 empleos directos e indirectos y gastos de operación. Por lo tanto, se ha visto obligada a parar operaciones, para citar un ejemplo, en junio pagaron a municipalidad de La Unión 3.5 millones de lempiras”, enfatizó Miranda.