Milan ganó 1-0 al Torino y se prendió en la lucha por entrar a Europa

156
Milan
El siete veces campeón de Europa sueña con meterse a Europa.

REDACCIÓN. El relevo en el banquillo del Milan comienza a surtir efecto. Le ha costado dar con la tecla a Stefano Pioli, quien relevó a Giampaolo a principios de octubre, pero, poco a poco, lo está consiguiendo.

La victoria sobre el Torino (1-0) gracias a un nuevo tanto del enrachado Ante Rebic en el 25′ deja a los ‘rossoneri’ a las puertas de Europa.

El Milan es octavo con 35 puntos, los mismos que el Parma (séptimo) y el Hellas Verona (sexto), que cierra los puestos que dan acceso a la Europa League. El Torino, en cambio, continúa con su mala dinámica. Seis derrotas consecutivas dejan a los discípulos del recién llegado Moreno Longo a sólo cinco puntos del descenso.

Lea también: Barcelona niega contratación de empresa para dañar a sus jugadores

Este es otro Milan 

La buena dinámica del Milan, que se jugará con la Juve el pase a la final de ‘Coppa’ tras el 1-1 de San Siro, trasciende los resultados. La presencia de Ibrahimovic ha ‘revitalizado’ anímicamente a un equipo que parecía ‘muerto’.

Hay, además, otras piezas claves: Samu Castillejo ha recuperado su mejor versión tras la salida de Suso. Bennacer ha dotado de mayor recorrido al doble pivote y Rebic está exhibiendo su enorme llegada.

Paquetá, novedad en el once, protagonizó la primera gran ocasión del partido a los 20′. Sirigu, sin embargo, se lució para despejar el tiro del brasileño desde la frontal.

Casi acto seguido, en el 25′, llegó el 1-0. Robó Paquetá mientras el español Álex Berenguer reclamaba falta, Castillejo ganó línea de fondo y sirvió el ‘pase de la muerte’ para que Rebic marcara el único gol de la noche en Milán.

Un gol y cuatro asistencias suma el ex de Villarreal y Málaga en todas las competiciones. El croata, sigue de dulce: ha marcado cinco goles en sus últimos cinco partidos.

El partido dejó una mala noticia para el Rossoneri justo antes del descanso. Kjaer, cedido por el Sevilla, se retiró lesionado y dejó su lugar al joven Gabbia. Al final, el AC Milan ganó y quedó a las puertas de Europa.