27 C
Honduras
martes, julio 27, 2021

Migrante hondureña de 101 años se hace ciudadana de EEUU

Al subir y bajar su mano derecha para jurar lealtad y ondear una bandera estadounidense en miniatura, Juana Hernández se unió a casi 150 personas que se convirtieron el martes por la mañana en ciudadanos de Estados Unidos.

Ella se destacaba de una multitud de solicitantes que lloraban, sonreían, cantaban el himno nacional y pronunciaban el Juramento de Lealtad, porque Hernández tiene 101 años de edad.

Su familia dijo que ella tomó la decisión después de mudarse de Tegucigalpa a Miami hace ocho años, debido a que su hija, María Rosario Corrales, la animó. Antes de trasladarse definitivamente a Miami, Hernández viajaba entre ambos países para visitar y apoyar durante décadas a su familia. Ella y Corrales viven ahora en la Pequeña Habana.

“Fue principalmente mi mamá quien trató de enseñarla a hacerse una ciudadana de EEUU”, dijo Rafael Hernández, nieto de Juana. “Mi mamá y mis hijos estamos todos muy contentos con esto”.

[ot-caption title=»» url=»http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2015/12/jkjk5.jpg»]

Hernández también espera estimular a dos de sus hijos que aún viven en Honduras a convertirse en ciudadanos estadounidenses.

“Quiero que vengan”, dijo Hernández al Herald en una entrevista en español. Juana se encontraba entre los solicitantes de todas las edades de 37 países que participaron en la última ceremonia de naturalización del 2015, que se celebró en la oficina en Miami de los Servicios de Inmigración y Naturalización de EEUU. El jefe de Sección, Yasser Navarrete, dijo que incluso después de supervisar múltiples ceremonias, siempre las encuentra especiales debido a personas como Juana.

“Al final del día hay un denominador común para todos y eso es lo que la hace especial”, agregó Navarrete.

Juana se unirá a algunos de los ciudadanos de más edad que se han naturalizado en todo el país. La persona de mayor edad en convertirse en ciudadano estadounidense fue Manik Bokchalian, una inmigrante turca que prestó juramento en 1997, en Los Angeles, cuando tenía 117 años.

La familia Hernández planea celebrar una fiesta en honor de la ciudadanía de Juana, y su nieto dijo que ella puede haber inspirado a otros miembros de la familia a completar el proceso de naturalización.

“Todos han estado en el papeleo y el proceso para entrar en la causa”, dijo Hernández.

Navarrete dijo que él se relacionó con el proceso cuando vino con su familia a Estados Unidos desde Nicaragua cuando era joven.

“Es una forma agradable de terminar el año para todos los involucrados, y ahora pueden ir y celebrar el año nuevo como ciudadanos de EEUU”, manifestó Navarrete.

Crédito: El Nuevo Herald

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido