Migración: el fenómeno del año en América Latina y Honduras

390
Migrantes centroamericanos siguen tratando de llegar a los EE.UU, en busca de una mejor vida.A group of Central American migrants climb the border fence between Mexico and the United States, near El Chaparral border crossing, in Tijuana, Baja California State, Mexico, on November 25, 2018. Hundreds of migrants attempted to storm a border fence separating Mexico from the US on Sunday amid mounting fears they will be kept in Mexico while their applications for a asylum are processed. An AFP photographer said the migrants broke away from a peaceful march at a border bridge and tried to climb over a metal border barrier in the attempt to enter the United States. - / AFP / Pedro PARDOMEXICO-HONDURAS-US-MIGRATION-AFP PICTURES OF THE YEAR 2018

La cifra de migrantes en el mundo ha sido particularmente alta en los últimos años según demuestran los datos de Naciones Unidas, desde la crisis de refugiados en Europa en 2015.

El año pasado, había 258 millones de migrantes en el mundo, un 3,4% de la población. En 2010 esa cifra llegaba a los 220 millones.

Los desafíos y consecuencias de este fenómeno, que cada vez amplía más sus horizontes, están a la vista con las masivas caravanas de migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, y los venezolanos que siguen huyendo en masa de su país.

En lo que va del año, se han reportado cerca de 4.500 muertes de migrantes en sus travesías hacia otros países en todo el mundo, en especial en el mortal trayecto por el Mar Mediterráneo desde África a Europa.

El revuelo que generó el Pacto de Migración de la ONU da cuenta de la importancia de este fenómeno. Igualmente, sus implicancias a nivel global: intereses nacionales, populismo, rechazo al multilateralismo.

El 85% de los 193 miembros de la ONU apoyaron el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que propone 23 medidas para regular los flujos migratorios y los derechos de los migrantes mediante una cooperación internacional (Chile se abstuvo).

MÁS SOBRE MIGRACIÓN

Pese a que el Pacto no es vinculante y “no impone y respeta totalmente la soberanía de los Estados”, el documento generó críticas de países como Estados Unidos, Hungría, Israel, Austria, Australia, Chile, entre otros, que se restaron de la firma.

Estados Unidos se retiró del acuerdo incluso antes de que se comenzaran a discutir las medidas.

La principal crítica es que el Pacto podría afectar su soberanía para decidir sobre sus políticas migratorias. Este hecho ha sido desmentido por las autoridades de la ONU.

La migración hoy divide. Y es que pese a que en Europa los flujos parecen estabilizarse, con casi 137 mil arribos al continente este año frente a los cerca de 390 mil en 2016, América Latina ha tenido que hacer frente a la mayor ola migratoria en la historia del continente.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), a octubre de este año, había cerca de 3 millones de venezolanos desplazados por el mundo, de los cuales 2,4 millones huyeron hacia un país sudamericano.

Flujo de venezolanos

“El aumento en los migrantes y solicitantes de asilo venezolanos ha sido abrumador para los países de América Latina. Un flujo migratorio tan grande y rápido no tiene precedentes en la región”, dijo a La Tercera Jessica Bolter, asistente de investigación en Migration Policy Institute, quien monitorea de cerca los flujos migratorios de Venezuela y Centroamérica.

“No estaban bien preparados porque nunca habían tenido que lidiar con una situación comparable. Aun así, la mayoría de los países ha respondido con generosidad y han tratado de ayudar a los venezolanos. Especialmente para obtener estatus legal y acceder a los servicios”, agrega.

Algo similar es lo que opina Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano de Wilson Center, con sede en Washington.

“Hasta ahora los gobiernos, principalmente de Colombia, pero también de Perú, Chile y Argentina, han abierto sus puertas a la gente que huye de Venezuela, aceptando que es un régimen dictatorial y que la economía está colapsando, y han intentado dar estatus de migrante a miles de personas. Es una actitud que es muy distinta a lo que se ve en el resto del mundo”, sostiene Arnson a La Tercera.

Flexibilidad regional

Así, dentro de las acciones que han tenido que tomar los países latinoamericanos se destaca la flexibilidad. Tambien agilidad para acoger a los migrantes.

“Creo que la principal diferencia (con la crisis de refugiados en Europa) es la capacidad de los países latinoamericanos para ser flexibles y ágiles en la creación de nuevas vías legales para los migrantes venezolanos, mientras que Europa se basó únicamente en su sistema de asilo, que ha estado en crisis y no está funcionando bien”, comenta Bolter.

Un caso particular es el de Colombia. En diciembre, la cifra de venezolanos en ese país ascendió a 1.102.000, un incremento de un 7% con respecto a la cifra de octubre. Sin embargo, los números también revelan el esfuerzo para regularizar a estos migrantes. El 57% (más de 633 mil) estaría en situación regular, mientras que el 16% está en proceso de regularización.