Menor de edad encostalada era supuesta integrante de pandilla

465
miembro de una pandilla

Tegucigalpa, Honduras- De Julissa Cristinne Osiorio Rosales, supuesta integrante de una pandilla, era el cadáver que fue lanzado en el interior de un saco en la carretera que conduce a la comunidad de El Tablón, Francisco Morazán.

Las autoridades encontraron sin vida a Osorio, de 13 años de edad, ayer en las cercanías de la Universidad Tecnológica de Honduras.

Según datos proporcionados familiares de la occisa la menor era una niña problema. Asimismo, manifestaron que Osorio estuvo un año en un centro de menores en la colonia 21 de octubre.

No obstante, las autoridades del dicho centro se la entregaron a su mamá. Cabe destacar que la pequeña cumplía 14 años el 18 del mes de octubre del año en curso.

De igual manera, se comunicó que era integrante de una pandilla que la utilizaba para extorsionar. Se desconoce el motivo por el cual fue asesinada.

Le puede interesar: Cadáver en contrado en las Uvas era de exfotógrafo del El Heraldo 

Hecho 

Cabe recordar, que la adolescente fue lanzada en el interior de un saco la mañana del jueves 04 de octubre.

De acuerdo a versiones de las autoridades policiales, desconocidos arrojaron el cadáver desde un vehículo en marcha. El cuerpo de Osorio cayó en el pavimento.

Por consiguiente, ciudadanos que circulaban por la zona, al ver el cuerpo sin vida, llamaron a las autoridades.

Cuando realizaron el levantamiento se observó que la menor vestía una camisa blanca con rayas rojas, jeans azul y calcetas blancas sin zapatos. 

La menor habría sido torturada 

De acuerdo con el Cuerpo de Bomberos de Honduras, el cadáver encontrado tenía signos de haber sido torturado por sus verdugos. Así como también tenía señales de ahorcamiento con lazo.

El encostalado fue levantado por el personal de medicina forense y llevado a la morgue de la capital de Honduras.