«Mel» Zelaya: «El mismo fiscal dice que Don H negó haber dado un soborno»

933
Mel Zelaya
Zelaya reconoció el derecho a replica que le ofreció el rotativo y se desvinculo de cualquier nexo con Don H.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El expresidente Manuel «Mel» Zelaya, desvirtuó este día, durante un conferencia de prensa, los señalamientos que lo vinculan con el excapo Héctor Emilio Fernández, mejor conocido «Don H» y condenó la «manipulación maliciosa y perversa» realizada por un periódico sampedrano al poner su foto en la primera plana para atacarlo.

Después de reconocer la masiva concurrencia de medios, el coordinador de Libertad y Refundación (Libre) –desde la sede de su partido–, puso en duda la veracidad del rotativo que lo señaló. Y es que en el mismo documento con el que basaron la publicación, según Zelaya, contradice todo lo propagado.

La declaración de Zelaya fue vertida desde una atestada sede de Libre. Diputados, seguidores y medios de comunicación atendieron el llamado del expresidente.

«El mismo fiscal dice que Don H ‘niega rotundamente que haya dado un soborno. No quiso participar porque el creía que en esa campaña el candidato perdería las elecciones’», resaltó Zelaya.

En consecuencia, el líder de Libre regañó que eso no se destacara en la primera plana y en el titular. Aunque reconoció el «derecho a réplica» brindado por el diario, con unas «medio declaraciones», lamentó la saña en su contra.

«Es un asunto, en primer orden, mediático… diría que de muy mal efecto para el concepto de libertad de expresión y veracidad de la misma», explicó.

Lea también: Mel Zelaya: «Nunca en mi vida escuché ni conocí a Don H; es una calumnia»

Señala al nacionalismo

Tras aclarar que no es narcotraficante y tampoco recibió sobornos, Zelaya aseguró que «su vida privada y acciones como político es algo publico» desde hace décadas. Mientras recordaba su trayectoria como burócrata, recordó que cuando aspiró al poder quien estaba en la presidencia era el Partido Nacional.

En ese orden de ideas, rememoró que el presidente del Ejecutivo, en esa ocasión era el político de origen panameño Ricardo Maduro. Recordó que quien ocupaba el Legislativo era Porfirio Lobo Sosa y el secretario era el actual presidente del país.

«La presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Vilma Morales, era nacionalista y ellos, cuando aspiré a la presidencia, me dijeron hasta de qué iba morir en esa campaña. Fue una campaña muy dura», relató.

Por tanto, les recordó a sus detractores que aún cuando fue presidente «hasta los medios de comunicación» especialmente «los corporativos se dedicaron a atacarlo».