Mejore la mala circulación de las piernas en cuarentena

481
Foto referente a la circulación en las piernas de podoactiva.com/.

Debido al confinamiento por la emergencia del covid-19, algunas personas no tienen mucha actividad física y problemas de alimentación que afectan a la circulación.

La mala circulación sanguínea de las piernas la sufren en estos momentos debido a la gran cantidad de tiempo sentado que se emplea, en algunos casos, con menos actividad cardiovascular.

Por lo tanto, es necesario que emplee algunos consejos que le ayudarán a evitar riesgos y sentirse con mejor salud.

En casa muchas personas están trabajando en casa y pasan mucho tiempo con malas posturas: cruzar las piernas al estar sentados (ejemplo). Esto puede ser muy perjudicial para la circulación de las piernas.

En consecuencia le puede provocar tirones, dolores o varices. De tal forma que los descansos habituales son muy beneficiosos.

Otra opción es intentar visualizar los pequeños trayectos que se solían hacer en un día cotidiano y aplicarlos por el propio hogar. Hacer ejercicios caseros.

Además, es importante que use calzado cómodo, que no apriete, es un pequeño gran gesto que ayuda a paliar los efectos de mala circulación.

Por otra parte, evite que la ropa sea excesivamente ceñida. Si no se pueden cumplir estos consejos durante el día, el descanso será fundamental para aliviar la situación.

Dormir con cojines levantando los pies y recibir baños de agua cálida y con chorros de agua fría al final en las partes doloridas ayuda. También un masaje con algún tipo de gel frío o pomada son excelentes opciones a elegir.

La dieta alimenticia es muy importante

La vida sedentaria que acaba por provocar la mala circulación de las piernas se basa en la alimentación.

En momentos de cuarentena, la ingesta puede sufrir cambios y derivar en un empeoramiento de la situación. Normalmente, un dolor por mala circulación de las piernas suele producirse debido a una falta de proteína en la dieta.

Mejore su comida con proteínas saludables, frutas y verduras. El exceso de  grasas saturadas, embutidos y bebidas insanas se deben evitar.