Médico: «medicamentos vendidos en la calle son elaborados a base de harina»

1556
medicinas vendidas en la calle
Los medicamentos ambulantes están expuestos al sol, polvo y la lluvia, por lo que sufren alteraciones de los componentes

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Como un doble riesgo califica el doctor Carlos Maldonado, la compra de medicamentos en la calle, primero porque el usuario desconoce la calidad del producto que está adquiriendo y además porque al no estar recetado el medicamento, se desconoce si es lo que realmente necesita cada persona.

“Los medicamentos ambulantes generalmente son medicamentos hechizos que no siempre son adecuados y lo peor es que generalmente son pura harina” argumentó Maldonado.

La venta ambulante de medicamentos se da en parques, mercados, autobuses. Estas ventas se dan incluso en los alrededores de los centros de salud y hospitales del país.

Asimismo, Maldonado explicó que «estos medicamentos no tienen el respectivo registro sanitario». Lo que impide conocer bajo qué condiciones están elaboradas estas medicinas.

Además, los vendedores no cumplen con las medidas para la preservación de los medicamentos. Los medicamentos ambulantes están expuestos al sol, polvo y la lluvia, por lo que sufren alteraciones de los componentes.

Del mismo modo, Maldonado expresó que la compra de medicamentos en la calle se da debido a la falta de medicinas en los centros asistenciales. También se debe a la crisis económica y falta de estabilidad en los hogares para garantizar la salud, la cual obliga a las personas a buscar la alternativa más barata antes que ir a la farmacia. En consecuencia, el médico destacó que «no siempre lo barato es la mejor opción.»

Lea también: Siguatepeque: La capturan por fabricar medicinas falsas en su casa

Recomendaciones

Ante las posibles repercusiones, el galeno recomienda a las personas que no arriesguen su salud comprando estos medicamentos. Asimismo, aconseja que asistan a los centros asistenciales para que les proporcionen una efectiva solución al problema de salud.

Del mismo modo, evitar consumir medicamentos que no estén proporcionados bajo receta médica. Además, Maldonado enfatizó que «los medicamentos ambulantes, en la mayoría de los casos, son elaborados en la clandestinidad y sin registro sanitario».

Los afectados no se percatan qué están comprando, no les genera ningún alivio y puede perjudicar profundamente la salud.