SAN PEDRO SULA. Un joven hondureño fue encontrado muerto el pasado domingo a eso de las 7 de la mañana en su domicilio ubicado en Nashville, Estados Unidos.

Se trata de Maximiliano Estévez, de 25 años de edad. Quien era originario de la localidad de San Pedro, Copán, occidente del país.

Según testigos que se disponían hacia su lugar de trabajo, al salir de la casa se encontraron con Estévez en el suelo y sin signos vitales. Seguidamente, mencionaron que llamaron a los servicios de emergencia, quienes se movilizaron de inmediato hasta el sitio, pero ya no pudieron hacer nada por él.

Se informó que un paro cardíaco fue la causa por la que perdió la vida el muchacho originario de Honduras. En tanto, familiares y amigos se encuentran devastados por la terrible noticia desde el país del norte.

Se supo que el joven había llegado en el 2015 a Estados Unidos con la esperanza de tener un mejor futuro. Amigos mencionan que lo recordarán como una persona muy amigable, trabajadora y a quien será difícil olvidar.  También se dio a conocer que dejó su pareja sentimental y dos hijas en nuestro país. 

Esta tarde realizarán los servicios de velatorio en el 4817 Limbar Dr., después su cuerpo será enviado a su tierra natal. Allí es donde sus familiares y amigos lo esperan para despedirlo.

Fotografía en vida del joven hondueño durante su estadía en EUA

ANTECEDENTE

En abril de este 2018, otro joven hondureño pereció luego que lo atrpellaran en Dallas, Estados Unidos.

La víctima de origen catracho era Héctor López. Quien tenía apenas de 20 años de edad, supuestamente iba en estado de ebriedad. Esto, al momento de que el conductor de un automóvil lo embistiera.

Se supo que el muchacho tenía unos cuatro años de haber partido de su natal Copán, en el occidente de Honduras. Esto, con destino a los Estados Unidos en busca de un mejor futuro; pero sus sueños de prosperidad se apagaron. Esto, cuando en horas nocturnas un conductor le cegó la vida. Luego se dijo que el motorista fue encarcelado.

El joven de nacionalidad hondureña había desaparecido días antes. Pero fue hasta horas después que lo encontraron en una morgue de dicho país.  Asimismo, fue cuando se le informó a sus parientes acerca del deceso. Lo anterior generó llanto y dolor por no volver a mirar en vida a su ser querido.

Posteriormente el cuerpo de López fue repatriado a Honduras. Esto, exactamente al municipio de La Unión, departamento de Copán. Allí fue donde allegados y amigos lo esperaban para darle cristiana sepultura.