Mientras dormían, matan a padre e hijo dentro de su casa en Olancho

288
matan a padre e hijo en Olancho
Herencia, posible móvil del crimen.

OLANCHO, HONDURAS. Sujetos fuertemente armados asesinaron en esta madrugada a un padre y su hijo en la aldea Río Arriba en el municipio de Esquipulas, al norte en el departamento de Olancho.

Las occisos fueron identificados como Juan Hernández, de 54 años, y David Hernández, de 22, padre e hijo respectivamente.

De manera preliminar, se informó que se encontraban durmiendo en su vivienda cuando varios sujetos armados llegaron y les dispararon en reiteradas ocasiones.

Ante su cometido, los responsables del crimen huyeron del lugar sin dejar pista alguna. Autoridades aún desconocen el móvil de este doble asesinato. Pero, información no oficial detalla que se debe a peleas de un herencia.

Hasta el lugar se hicieron presentes miembros de la Policía y personal de Medicina Forense para hacer el levantamiento respectivo. Sus cuerpos fueron trasladados a la morgue capitalina.

Ante el temor que dejó dicho crimen, los pobladores del lugar han empezado a solicitar mayor presencia militar y policial, considerando que en el sector la delincuencia se ha encrudecido.

Según datos del Observatorio de la Violencia de la UNAH, en Honduras a diario se contabilizan hasta 13 homicidios.

Lea también: Comayagüela: tras fumar un cigarro, hombre en silla de ruedas muere calcinado dentro de su habitación

Tegucigalpa: hombre es acribillado cuando regresaba del trabajo a su casa

Un hombre que regresaba de su jornada laboral fue acribillado por desconocidos en la colonia Villa Cristina este martes en horas de la madrugada.

Según trascendió, el occiso tenía alrededor de 30 a 35 años de edad. Él no cargaba ningún
documento. Por tanto, se desconoce su identidad hasta el momento.

El hecho

Lo encontrado en la escena del crimen señala que el hombre regresaba a su casa a bordo de un carro pick-up de color rojo. De pronto, sujetos armados comenzaron a atacarlos a disparos antes de que se bajara del mismo, hiriéndolo en al menos 10 ocasiones.

Luego de lograr su cometido, los hechores huyeron del lugar y tomaron un camino desconocido. Se presume que estos venían siguiendo al fallecido.