Recibe 80 años de cárcel por participar en una masacre en el Hato de Enmedio

21
masacre en Hato de Enmedio
Dos años después es enviado a prisión por ser acusado de masacre

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Condenado a 80 años de cárcel, Edwar Daniel Flores Padilla, por participar en una masacre registrada hace dos años en la colonia Hato de Enmedio, en la capital hondureña.

El imputado recibió su condena por parte del tribunal de sentencia. Además de la condena de prisión se le aplicaron penas accesorias de inhabilitación e interdicción (veto) civil por el tiempo que dure la pena.

Según informe, Flores Padilla asesinó a cuatro jóvenes en el interior de una farmacia ubicada en la colonia Hato de Enmedio. Sus victimas respondían al nombre de Carlos Roberto Estrada Barahona, José Manuel Cálix Sauceda. También, Carlos José Santos Aguilar y Miguel Ángel Cruz Meza.

Desde el año que se originó la masacre, el Ministerio Público (MP) solicitó cárcel de por vida para el hoy señalado.

Lea también: Balacera deja dos muertos y un herido en el Hato de Enmedio

Así se suscitó la masacre

La masacre se suscitó en la calle del comercio del Hato de Enmedio

El pasado 6 de octubre del año 2016 se suscitó una balacera en el sector 3 de la colonia el Hato de Enmedio de Tegucigalpa que dejó al menos dos personas muertas y dos heridas de gravedad.

Los malhechores llegaron a ese sector a bordo de dos vehículos, se bajaron de los mismos y sin mediar palabra le dispararon a las víctimas. Los criminales tras perpetrar el crimen se subieron a los automotores en los que se transportaban y huyeron del lugar a toda velocidad.

En la balacera dos muchachos murieron al instante, mientras que otros dos resultaron gravemente heridos. Los jóvenes fallecidos quedaron tendidos en medio de la calle, ante la vista de decenas de personas que transitaban por el lugar.

Horas más tarde los dos sobrevivientes fallecieron en el Hospital escuela Universitario (HEU). Seguidamente, la Policía Nacional capturó a los sospechosos que fueron detenidos a pocas cuadras del lugar en posesión de armas de fuego. Además, los datos de la Policía revelaron que a los implicados se les encontró con sus ropas ensangrentadas.