Masacre en Catacamas, Olancho, deja al menos cuatro víctimas

101
masacre en catacamas
El hecho criminal ocurrió en Catacamas, Olancho.

OLANCHO, HONDURAS. Una nueva masacre en Catacamas se ha registró hace unos minutos en la colonia 3 de mayo, donde se contabilizan hasta el momento unas cuatro víctimas de entre 18 y 20 años de edad.

Se presume que la masacre se realizó con diversas armas de fuego, según los casquillos encontrados en la escena. Sin embargo, testigos afirman que antes que la policía llegara al lugar los familiares levantaron los cuerpos y se retiraron de la zona.

Los jóvenes fueron atacados a tiros cuando departían entre ellos.

“Nosotros solo vimos unos carros y luego escuchamos los disparos. Al salir vimos los jóvenes tirados en el suelo. Se escuchó una ráfaga de disparos, cuando yo vine ya estaban muertos y no pude auxiliarles”, dijo un vecino.

Al momento que la policía llegó al lugar del suceso, confirmaron que no tienen ninguna información para brindar. “Como ustedes pueden observar ya no se encuentra ninguna persona muerta. Al parecer sus familiares se los llevaron”, dijo el portavoz de la policía.

Todavía no se maneja ninguna hipótesis con respecto al caso y se desconocen las identidades de las víctimas mortales.

Del mismo modo, anoche en este mismo departamento, dos personas fueron ultimadas por individuos no identificados. Es decir que en menos de 24 se reportaron seis víctimas de muertes violentas en esa ciudad.

Lea también: Luego de matar a fémina, pobladores de Olancho asesinan a su agresor

Antecedentes

El pasado 23 de julio, hasta su propio negocio llegaron a ultimar a un vendedor de tajaditas. El ciudadano fue asesinado por dos sujetos en Catacamas, Olancho.

La víctima respondía al nombre de Héctor Leonel Orellana Díaz, de 28 años. El hombre desde varios años atrás se dedicaba a la venta de tajaditas de plátano y banano.

Según el relato de la Policía, a Orellana lo ultimaron dos sujetos desconocidos que se conducían abordo de una motocicleta a eso de las 8:00 de la noche del jueves. Los homicidas llegaron hasta el local y sin mediar palabras sacaron su arma y le dispararon.

En el momento Orellana quedó gravemente heridos y lo trasladaron hasta un centro asistencial; sin embargo, murió en el hospital San Francisco de Catacamas. A la víctima los disparos que le propiciaron le dañaron varios órganos vitales.