Mario Zelaya exdirector del IHSS, y otros implicados podrían quedar en libertad

631
Ministerio Público, confirma negligencia en el proceso

TEGUCIGALPA.-Si el juicio contra algunos  personajes incriminados en el caso de corrupción  como el exdirector Mario Zelaya del Instituto Hondureño de Seguridad Social, y otros implicados  quedarían sin castigo si el juicio contra ellos no es acelerado y concluido antes de septiembre de 2016.

Se trata nada menos y nada más que del  ex director del Seguro Social, Mario Zelaya; el ex viceministro de Salud, Javier Pastor; y el subsecretario de Trabajo, Carlos Montes.

Si en este tiempo las instancias competentes no agotan los plazos, el Ministerio Público tendría que solicitar una ampliación de la prisión preventiva.

De acuerdo con lo que han revelado fuentes de la Fiscalía, los jueces que conocen de este caso de estafa han actuado con deliberada negligencia al llevar a paso lento los procesos, con la supuesta intención de que los plazos se venzan.

Hasta el momento, están procesados 43 sujetos por el abominable robo de los recursos del Seguro Social y 13 más están prófugos de la justicia, con alerta migratoria.

La Oficina de Administración de Bienes Incautados (OABI), tiene bajo su posesión 58 bienes. De estos haberes, 45 fueron tomados bajo la Ley de Dominio y 13 más al amparo de la Ley de Lavado de Activos.

Solamente han sido recuperados 300 millones de lempiras de más de 7,000 millones que fueron sustraídos por la red formada para provocar la quiebra del Seguro Social.

Entes como el Consejo Nacional Anticorrupción, no han quitado el dedo del renglón y han presentado diferentes líneas de investigación y en más de alguna ocasión han reclamado que hay displicencia de parte de las autoridades encargadas de dar celeridad al caso.

Las acusaciones

Desde febrero de 2014, el Ministerio Público ha presentado siete requerimientos fiscales en contra de Mario Zelaya y otros exfuncionarios del Seguro Social. En el caso del exdirector del Ihss, la Fiscalía ha logrado que se le dicten seis autos de formal procesamiento con prisión preventiva y una detención judicial.

Entre las acusaciones presentadas contra Zelaya se encuentran: la relacionada a la sobrevaloración de boletos aéreos por 1.4 millones de lempiras, por lo que fue acusado por dos delitos de abuso de autoridad, violación a los deberes de los funcionarios, fraude y malversación de caudales públicos.

Por este último recibió sobreseimiento definitivo, por lo que la Fiscalía presentó un recurso de apelación.

Luego se le presentó la acusación por dos delitos contra la administración de fondos públicos y privados de jubilaciones y pensiones y abuso de autoridad.