TEGUCIGALPA, HONDURAS. A través de una agradable conversación Mario Fu, el portavoz de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), compartió las facetas y épocas de su vida, donde su perseverancia, humildad y fe en Dios le ha abierto puertas y ayudado a superar obstáculos dentro de su vida y carrera periodística.

La confianza y seguridad en sí mismo llevaron a Mario Fu a superar las barreras y aprender que la vida no tiene límites, compartiendo sus experiencias dejó claro que uno llega hasta donde se propone siempre y cuando no claudiquemos.

Su simpatía, amabilidad y tenacidad definen su esencia, lo hacen destacar y sentir a ese ser humano que da gusto tratar y conversar con él. En esta entrevista a Diario Tiempo Digital, Mario Fu abrió su corazón a los lectores para que conozcan un poco más sobre él y su forma de ver la vida y de convertir cada reto en una oportunidad para ser mejor.

Mario Fu: «El cielo es el límite»

Pasó de ser un niño introvertido a convertirse en uno de los rostros más conocidos de las instituciones de Seguridad. Para llegar a donde está bastó con tener confianza en su trabajo y enfocarse en sus metas. No solo superó las malas vibras de la primera empresa donde laboró, tomó eso para crecer y prometerse a sí mismo ser el mejor en su trabajo.

Como no hay mal que por bien no venga, Mario Fu vio su carrera crecer con rapidez, con buena actitud llego a ser jefe de prensa y ayudar a sus compañeros a no perder las esperanzas y amar la carrera del periodismo con la pasión que él le tomó, desde que visitó en la universidad un set que transmitía un noticiero en vivo.

Las coincidencias no existen, Mario Fu supo que el periodismo era su carrera de inmediato, cada paso que dio lo llevó al lugar donde está. Obedeció los consejos sabios de sus padres, a quienes con mucho orgullo dedica todos sus logros.

LA ENTREVISTA – LA ENTREVISTA / Karla Medal: La familia es el eslabón sólido de la sociedad

A continuación, la Entrevista a Mario Fu:

Esencia

¿Quién es Mario Fu, cómo se define?

Me defino como una persona perseverante, como una persona que se no se deja vencer bajo ningún tipo de obstáculo y también que ignora si alguien emite algún tipo de comentario que trate de lesionar mi confianza.

Me he caracterizado por alcanzar las metas que me traza la vida. Una de ellas, profesionalmente hablando es que no me ha gustado quedarme en un mismo lugar por mucho tiempo, siempre trato de ir creciendo en mi ámbito profesional y laboral.

¿Cómo es un día en la vida de Mario Fu?

Normalmente me levanto a las 6:00 de la mañana. Lo primero que hago es tratar de actualizarme un poco acerca de los que transcurrió durante la noche porque mi trabajo así lo requiere. Tengo que estar al tanto de cuáles son los trabajos que se han realizado sobre operaciones durante la noche.

Seguidamente, me informo un poco a través de los diferentes medios digitales, ya sean medios que están vinculados a los diarios del país o medios internacionales para verificar la información que ha trascendido y que probablemente no me haya dado cuenta. Esto, como parte del espíritu de periodista que tengo.

Luego, me alisto y me traslado a mi trabajo e inicio mi jornada laboral como cualquier otro día, poniéndome al tanto de los pendientes que tengo en ese día, así como reuniones o algún tiempo de pendientes con los medios de comunicación, así voy desarrollando mi día.

Yo trato de no dejarme alcanzar en el trabajo, o sea, si tengo tiempo en el día trato de ir avanzando en trabajos que tengo pendientes para que no se acumule, porque mi agenda da es bien cambiante.

Si el jefe indica que hay que atender cierta situación o si hay que cubrir algún resultado que se dé sobre alguna operación de la institución me puede mover por completo la agenda, entonces trato de manejar la agenda a diario. Así como tengo días bastante pesados tengo días que me dedico solo a atender la agenda que tengo para ese día.

¿Cómo fue su infancia?

Tuve una muy bonita infancia, tengo recuerdos muy bonitos de mi familia. Tengo cinco hermanos, crecí con mi padre y mi madre, tuve buen ejemplo de ellos. Mi padre falleció hace ocho años, que en paz descanse. Siempre se preocupó porque tuviéramos una buena educación.