Dos manifestantes difunden emotiva carta desde La Tolva

580
presos políticos en La Tolva
Raúl Eduardo Álvarez, a igual que Espinal están presos en la “La Tolva”, ubicada en Morocelí, El Paraíso.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Edwin Espinal y Raúl Álvarez, privados de libertad desde el mes de enero, encerrados en una cárcel de máxima seguridad por protestar contra la reelección, escribieron una emotiva carta.

El líder social y defensor de los derechos humanos, Edwin Espinal, está preso en “La Tolva”, ubicada en Morocelí, El Paraíso Espinal, es acusado por varios delitos calificados como políticos, por organizaciones defensoras de los derechos humanos. En su carta, Edwin Espinal da gracias todas las personas que lo apoyan mientras se encuentra encerrado en la cárcel. Cita la carta entre sus lineas: «estas acciones son las que nos dan fuerza para seguir viviendo en este agujero donde nos hostigan».

Los jóvenes han vivido bajo «acoso constante» de los organismos de seguridad del Estado, según organismos de derechos humanos. Lo anterior, por su participación en manifestaciones públicas tras las elecciones generales.

La madrugada del 22 de septiembre del año 2009, su esposa Wendy Ávila, murió. Avila, falleció tras la gran cantidad de gases lacrimógenos que lanzaron el Ejército y la Policía cerca de la embajada de Brasil. En estas instalaciones se encontraba el presidente Manuel Zelaya Rosales.

A principios de este año también enviaron a prisión el joven Raúl Eduardo Álvarez, acusado por supuestos delitos similares a los de Espinal. A estas acusaciones, los Derechos Humanos las califican como «políticas».

Lea también: “Mel” Zelaya convoca a protestar en apoyo a presos políticos y la MACCIH

Carta pública

Raúl Eduardo Álvarez, a igual que Espinal están presos en la “La Tolva”, ubicada en Morocelí, El Paraíso. Desde la cárcel Álvarez escribió una emotiva carta donde pide a Dios bendiga a Honduras.

La carta pública dio a conocer el interés de Eduardo Álvarez de seguir en la calle participando en las protestas.

Entre líneas el documento cita que «he perdido la libertad; pero no el deseo de seguir adelante por mi país».