Magdaleno Meza Fúnez, el narco de varios rostros y de una sola vida

3210
Magdaleno Fúnez
Magdaleno Fúnez era el presunto autor de narco-libretas en las que aparecían el nombre del exdiputado Tony Hernández.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Nery Orlando López Sanabria, mejor conocido como Magdaleno Meza Fúnez, era un presunto narcotraficante socio de los Valle Valle, quien tomó notoriedad cuando se descubrió que fingió su muerte durante al menos tres años con la intención de despistar a las autoridades y a sus enemigos.

Meza Fúnez nació un 4 de junio de 1982 en Nueva Arcadia, Copán, lugar donde operó por varios años, según indicaron las autoridades.

Además, el hallazgo de unas libretas estableció su vinculación con el exdiputado Juan Antonio «Tony» Hernández, declarado culpable en una corte de Nueva York, por delitos relacionados al tráfico de drogas.

Para junio de 2018, agentes de la Dirección de la Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) lo capturaron en un sector de Naco, Cortés, en compañía de su esposa  Erika Yulissa Bandy García y tres de sus trabajadores.

De Támara al «Pozo»

Inicialmente, Magdaleno Fúnez estuvo recluido en la Penitenciaría Marco Aurelio Soto, ubicada en Támara. Sin embargo, luego de la audiencia de declaración de imputado, fue trasladado a «El Pozo», reclusorio donde ayer sábado perdió la vida de forma violenta a manos de compañeros reclusos y en presencia de agentes penitenciarios.

El citado centro penitenciario está ubicado en Ilama, Santa Bárbara y es considerado de máxima seguridad.

Es oportuno mencionar que Carlos Chajtur, abogado de Magdaleno, solicitó en repetidas ocasiones un nuevo traslado.

En esa ocasión solicitaba que su cliente fuera remitido de El Pozo a una unidad militar en Francisco Morazán, o en su defecto, al batallón de Naco, Cortés.

Sin embargo, esta petición nunca fue atendida, pese a que había indicios de que Meza Fúnez vivía bajo amenazas al interior del citado centro penitenciario. Al menos así lo dejó entrever Chajtur tras dar varias entrevistas a medios de comunicación locales.

Lea también: Muerto en «El Pozo» era autor de narcolibretas presentadas en juicio de «Tony» Hernández

Cambió de identidad

Como si se tratara de un personaje principal de una narcoserie, Nery Orlando López Sanabria, fingió su muerte y con ayuda de un amigo, hoy desaparecido, difundió fotografías en las que se le veía en aparente estado inerte.

La escena era tan real, que hasta colocaron algodón en los orificios de su nariz y en la boca, además su cuerpo estaba en un féretro que ayudaba a que la imagen se tornara más dramática.

Según se conoció, la escena se recreó en la habitación de un hotel sampedrano y su amigo Omar Acosta, otro presunto narcotraficante, se encargó de capturar el momento en fotografías, mismas que después hizo virales.

La información que se maneja, es que Sanabria ordenó la muerte de su propio amigo, esto con la intención de no dejar cabos sueltos y evitar que este hablara sobre su plan casi perfecto.

Un año más tarde, trascendió que Acosta habría desaparecido, sin embargo el cuerpo de este nunca apareció.

Burló a las autoridades

El ingenio de Sanabria no terminó en su muerte fingida, a este se le ocurrió mover sus influencias y dejar por sentado en el Registro Nacional de las Personas su acta de defunción.

Como «ciudadano difunto» se registró a Nery Orlando Sanabria en el RNP. Imagen cortesía Canal 11

Posteriormente, se conoció que Sanabria se sometió a varias cirugías en su rostro; para ello viajó hasta Colombia donde un cirujano le cambió la apariencia facial.

Para el año 2015 recurrió de nuevo a sus contactos en el RNP. En esa institución  le extendieron una nueva tarjeta de identidad con el nombre de Magdaleno Meza Fúnez.

No obstante, hay una inconsistencia en el documento oficial, ya que, su nuevo número de identidad era 0807-1985-00004 y en la información general se registró que nació un 09 de noviembre de 1984.

Por lo anterior, el año de nacimiento no concuerda, error que pudo contribuir a que Magdaleno se identificara con su nombre de nacimiento el día de su detención.

Nexo con los Valle Valle

Magdaleno Fúnez trabajó para el reconocido cartel de los Valle Valle, quien luego de la captura de esos narcotraficantes, quedó con mayor poder en en el occidente del país.

No obstante, esa detención orilló a Fúnez a cambiar de identidad para evitar una extradición a los Estados Unidos.

Como ya se sabe, Miguel Arnulfo y Luis Alonso Valle Valle, eran los líderes del citado cartel hondureño, pero en octubre de 2014 fueron detenidos bajo un operativo en donde también participó la Agencia Antidrogas (DEA).

Tras esta vinculación, a Magdaleno Fúnez también se le relacionó con el exdiputado nacionalista, Tony Hernández. Este nexo se convirtió en una premisa para el abogado Chajtur para considerar en riesgo la vida de su cliente.