COPÁN, HONDURAS. A raíz de una denuncia interpuesta por los familiares de una menor de ocho años por el delito de actos de lujuria agravados, la Policía Nacional a través de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) requirió en la aldea El Porvenir de San José a un sospechoso de ese ilícito.

Se trata de Hugo Roberto Sosa, de 50 años de edad. Quienes es maestro de educación primaria. Además, originario de Encarnación departamento de Ocotepeque y residente en el Barrio El Dorado, La Entrada de Copán.

A este ciudadano se le siguen diligencias según orden de detención preventiva girada por el Ministerio Público (MP), por suponerlo responsable del delito de actos de lujuria agravados en perjuicio de una menor de ocho años de edad.

Las investigaciones indican que la víctima actualmente cursa el tercer grado y vendría siendo abusada por el sospechoso desde hace tres años que entró a la escuela.

Es importante mencionar que los agentes realizan otras investigaciones en torno al caso. Ya que podrían haber más victimas. La Dirección Policial de Investigacions (DPI) bajo el acompañamiento técnico jurídico del Ministerio Público (MP) remitió a Sosa a la Fiscalía del sector para que responda por el delito que se le acusa.


ANTECEDENTE

En junio del 2017, auto de formal procesamiento decretó el juzgado de Yoro al profesor de
educación media Jorge Adal Hernández Estrada. Esto, por los delitos de actos de lujuria agravados en perjuicio de dos alumnos menores de edad.

Según la información de relaciones públicas del Poder Judicial, los hechos ocurrieron en un centro escolar de una aldea de Sulaco, Yoro.

Los relatos de dos menores afectados indican que el maestro los llevaba a una bodega que estaba en una de las aulas donde cometía los actos de lujuria. En la audiencia inicial, la fiscalía presentó las declaraciones de los alumnos afectados. Así como las actas de inspecciones que fueron hechas por agentes de inspecciones oculares. Quienes llegaron la bodega donde los niños supuestamente sufrieron el abuso.

El juzgado penal de Yoro luego de ver las declaraciones de los dos niños. Así como las otras pruebas presentadas por la fiscalía, determinó decretar el auto de formal procesamiento en contra del maestro.

Según se conoció en la acusación de la fiscalía, eran tres niños las víctimas. Pero uno de los menores negó que haya sido agredido por su maestro.

La audiencia inicial se realizó en los juzgados de Yoro donde en las afueras se reunió un grupo de maestros. Así como de padres de familia que daban respaldo al maestro y pedían la liberación del educador. La defensa del maestro Jorge Adal Hernández Estrada recurriría a un recurso de apelación. Pues se mostraron inconformes con la resolución del juzgado, pues indicaron que no es culpable.