YORO. En Honduras, en el sector público, principalmente, son más de 1,4 millones de estudiantes que se han quedado al margen de la actividad educativa virtual que promovió la Secretaría de Educación, con el fin de mantener activa la dinámica del aprendizaje.

Este año, a raíz de la situación educativa hondureña en el contexto de la pandemia del COVID-19, el Observatorio Universitario de la Educación Nacional e Internacional (OUDENI) de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), preparó un informe denominado “Escenarios para el futuro como oportunidad de mejora”.

En el documento se dio a conocer que, la mitad de los alumnos hondureños no han recibido clases en línea durante la suspensión por no tener acceso a una computadora, electricidad o internet en sus hogares.

Entre otros datos develados, el informe detalla que de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadísticas, solo el 16. 6 % de los 9,3 millones de hondureños tiene acceso a internet en su casa y apenas el 12. 8 % acceden a este servicio desde una computadora.

LeaEducación: Usar uniforme durante clases virtuales no es obligatorio

La falta recursos limita el acceso a la educación virtual

En una historia publicada por el medio «ConexiHon», nos enmarca el caso de doña Clara. Ella es una madre de familia, residente de la aldea Puentecita, en el municipio de Yoro, departamento de Yoro. En ese lugar, la comunicación es limitada, debido a la nula señal de telefonía celular, la pobre cobertura del sistema de televisión abierto y lo costoso del pago por servicios de internet.

Doña Clara hizo mención de que su teléfono celular se le dañó a inicios del año y que su presupuesto no le rinde para invertir en la compra de un aparato que no tiene mayor productividad en su zona por la nula señal.

«Sin celular, sin señal de telefonía, sin internet y sin televisión abierta. Es imposible continuar con la educación de mis hijos», expresó doña Clara.

A falta de acceso a estos útiles recursos, a esta madre de cuatro estudiantes, le surge la interrogante de conocer sobre las condiciones educativas de sus hijos en el marco de la epidemia por covid-19.

Como este, hay miles de casos a nivel nacional, donde claramente como primer opción es la deserción escolar. Esta problemática de la falta recursos no solamente se da en lugares remotos del país, sino también en las ciudades.

La crisis económica que está dejando la pandemia, da paso a que cientos de hondureños se queden sin un empleo que les permita facilitarle a sus hijos la continuidad de la educación ya sea pública o privada.

Nota relaciona: Experto en Educación: “Este año académico no hay manera de salvarlo”

Diferencias de oportunidades

Por su parte, el sistema privado creó un plan para evitar que los estudiantes abandonaran las clases. Escuelas y colegios hacieron inversiones económicas en recursos para docentes. Entre tanto, los encargados o padres de familia, invirtieron en pago de internet, y equipo tecnológico. Todo, con tal de ayudar a la recepción de clases virtuales.

Sin embargo, la otra cara de la moneda, reveló que la cantidad de los 1.5 millones de niños inscritos en escuelas y colegios públicos, solo el 30% tiene acceso a la red o un aparato digital; esto se traduce en que un millón de niños quedaron excluidos de la modalidad de aprendizaje ejecutado por la Secretaría de Educación. 


Suscríbete gratis a más información sobre #COVID19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.