Madre de escasos recursos vela a joven en plena calle; supuestamente murió por dengue

466
Algunas personas colaboraron y se unieron al velatorio del joven.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Este día, una madre de bajos recursos y con discapacidad, realizó el funeral de su hijo en las calles del barrio Guanacaste de Tegucigalpa, luego que el joven falleciera a causa del virus del dengue.

La angustiada madre detalló con lágrimas en sus ojos que su hijo Carlos Moisés López García de 29 años, murió a causa de dengue y que al no tener los recursos ni una casa para velarlo dignamente, tuvo que hacerlo en la vía pública, cerca del mercado San Miguel.

«¿Qué voy a hacer ahora Dios mío? Él era el único que me ayudaba. Yo no tengo dónde vivir, entonces duermo en la calle con él. Lo tengo aquí, porque aquí él se llevaba trabajando, haciendo mandados y cuidando puestos», repetía Sonia.

Cabe señalar que doña Sonia García, perdió una de sus piernas cuando se le realizó una amputación. Por lo cual está forzada a trasladarse por medio de una silla de ruedas.

Lea también: Bebé muere tras ser vacunado en Intibucá; trasladan su cuerpo en caja de cartón

Se dedicaban a la recolección de botellas

La mujer explicó que solo vivía con su hijo y que ambos se dedicaban a recolectar botellas de plástico para venderlas y poder subsistir. Sin embargo, lamentó que cuando se le amputó su pierna ya no pudo ayudar a su hijo y que él tuvo que realizar solo la labor de la recolección.

Además, recordó que antes de que su hijo falleciera estuvo vomitando mucho. Por lo que se vio obligada a llevarlo al Hospital Escuela Universitario (HEU) para que recibiera atención médica.

«Lo llevé al hospital seis veces y me lo regresaron, ya la última vez se me desmayó y lo dejaron, pero solo me duró cuatro días», relató la mujer.

Sonia García, manifestó que con la partida de su hijo ella queda desamparada y sin ayuda de nadie.

Por otro lado, una vecina de Sonia señaló que la mujer vivía junto con su hijo, sufriendo por las condiciones peligrosas que existen en las calles, «aguantando sol y lluvias».

La angustiada madre aprovechó para pedir ayuda al Gobierno. Sin embargo, las personas que pasaban por el lugar donde la mujer se encontraba junto con el féretro de su hijo fueron los únicos que le brindaron alguna colaboración.