ESPAÑA – El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, vivió este sábado una de sus días más amargos al frente de la nave blanca. El ‘culpable’ no fue otro que Luis Suárez, el ‘killer’ del Barça, a quien el mandatario merengue ninguneó hace un tiempo.

Pérez fue ‘cazado’ en su día por una cámara declarando, a preguntas de un aficionado, que Luis “no es un gran jugador”. El letal delantero uruguayo firmó un ‘hat trick’ en Granada que rompió todas las ilusiones del madridismo por celebrar la Liga número 33 de su historia.

La cara de Florentino tras cada gol del charrúa era un poema. Las imágenes de su rostro desencajado en el palco presidencial de Riazor fueron el vivo reflejo de la imagen del fracaso.

El Real Madrid sólo fue campeón durante 14 minutos, lo que fue del gol de Cristiano (7’) en el estadio coruñés y al de Luis Súarez (21’) en el Nuevo Los Cármenes.

Con el 0-1 del uruguayo, Florentino empezó a torcer el gesto y a palidecer; en el 0-2 del ‘9’ del Barça, el mandatario blanco se subió las gafas para mirar su móvil, mientras que el 0-3, con los azulgrana celebrando ya la Liga, terminó de descomponer a Pérez, que se echó la mano en el bolsillo no se sabe si para buscar algún talonario con el que convencer al delantero que despreció en su momento, convertido en el ‘Pichichi’ de esta Liga con 40 goles (cinco más que Cristiano) y en Bota de Oro.