cárceles de máxima seguridad
Los reos fueron trasladados de diferentes centros penales hoy martes.

TEGUCIGALPA, Honduras. – Unos 95 reos fueron trasladados a las cárceles de máxima seguridad de “El Pozo I” en Ilama, Santa Bárbara y “Pozo II”, en Moroceli, El Paraíso, hoy martes.

El traslado de estos reos se realizó desde distintos centros penales del país. Mismos que fueron llevados hasta estas cárceles de máxima seguridad por diversos delitos.

El traslado de estos peligrosos reos se inició desde las 6:00 de la mañana de este día. El mismo se ejecutó de manera simultánea en cinco centros penales.

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) informaron que desde el Centro Penal de San Pedro Sula se trasladó a catorce privados de libertad hacía “El Pozo I”, en Ilama, Santa Bárbara.

Lea también: Armas y droga encuentran en el Centro Penal de Santa Rosa, Copán

Mientras 81 reos de otros centros penales, fueron trasladados a “El Pozo II”, en el departamento de El Paraíso.

Los nuevos inquilinos de El Pozo II, estaban recluidos en:

  • 6 en el centro penal de Juticalpa, Olancho.
  • Uno de Trujillo en el departamento de Colón.
  • 22 de Choluteca.
  • 52 de la Penitenciaria Nacional de Támara en Francisco Morazán.

De tal forma, según dieron a conocer las autoridades, estos 95 reos tendrán que someterse a regímenes disciplinarios y de control de estas cárceles.

cárceles de máxima seguridad
El traslado se hizo desde tempranas horas este martes.

Cero lujos

Asimismo, según las autoridades penitenciarias, los reos de estos centros penales no cuentan con comodidades ni lujos. Además, permanecerán en sus celdas durante 23 horas del día y por una hora podrán recibir la luz solar.

Los módulos cuentan con cámaras de seguridad. Por medio de las cuales se mantiene una vigilancia permanente las 24 horas del día, tanto a los privados de libertad como a los agentes penitenciarios y al resto del personal que labora en el centro penal.

Dato

Estos privados de libertad se suman a los 2,200 integrantes de maras y pandillas, así como vinculados a crímenes de alto impacto que ya guardan prisión en las cárceles de máxima seguridad. Allí no cuentan con los privilegios que tenían en los otros centros penales donde estaban recluidos, según las autoridades.

cárceles de máxima seguridad
Los Pozos I, II, son las nuevas casas de estos reos.