Los misteriosos orígenes del plato hondureño #1: La Baleada

1302
la baleada

SAN PEDRO SULA.- La baleada es, sin lugar a dudas, el platillo hondureño por excelencia. Deliciosa y práctica por igual, es raro que pase un día sin que una aparezca en nuestra dieta.

Y aunque todos conocemos muy bien sus componentes básicos (la tortillita de harina recién hecha, los frijolitos, el queso y la mantequilla que no pueden faltar), nadie sabe a ciencia cierta dónde se origino esa legendaria receta.

De entre todas las historias que hay, dos se disputan el primer lugar:

  1. La doña «baleada» de San Pedro Sula:

Una de las historias cuenta que una señora vendía las famosas tortillas de harina con frijoles y queso en el centro de San Pedro Sula. Cuando una noche ocurrió una balacera cerca de su puesto de comida, tras la cual salió herida pero de milagro sobrevivió.

Cuando la señora se recuperó, la gente empezó a referirse a su puesto como «el de la señora baleada», refiriéndose al balazo que había recibido.

Y así nació el platillo según esa versión.

2. «Las baleadas de la línea» de La Ceiba:

baleadas

Esta historia es mucho más contundente en el sentido de que la persona que supuestamente las creó sigue con vida y con su puesto de baleadas en pie.

Se trata de la famosa doña Tere de La Ceiba.

Cuenta la misma doña Tere que empezó a vender el platillo en el año 1964, en su puesto ubicado en la avenida República, justo al lado de las vías del ferrocarril por donde pasaban los trenes de la Standard Fruit Company.

Según doña Tere, ella misma bautizó el plato cuando unos clientes jóvenes le preguntaron por el mismo. Cuenta que les respondió:

«La tortilla es como el cartucho, los frijoles las balas y el queso seco la pólvora».

El puesto de doña Tere sigue funcionando y ahora le ayudan sus hijas a atenderlo.