“Los intereses bancarios no los fijan los bancos si no la situación económica del país”: Jaime Rosenthal

232

TEGUCIGALPA. En la opinión del banquero hondureño, Jaime Rosenthal Oliva los bancos no fijan los intereses y aclara que los mismos son fijados por las condiciones como la devaluación de la moneda.

La reacción del empresario surge después las declaraciones del presidente Juan Orlando Hernández en las que insta a los dirigentes de la banca nacional para que ponga a disposición sus capitales y baje las tasas de interés para apoyar a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (MIPYME).

Ante la petición del gobernante, el banquero reflexionó que, “en política dicen que lo importante es recolectar votos y repartir lo ajeno es la forma más fácil de conseguir votos”.

Agregó que el problema es que no se está produciendo nada “el país no está produciendo frijoles, carne, casi ningún producto, entonces vivimos de lo que importamos”, aseguró Rosenthal quien al igual que otros sectores del país opina que el Gobierno no está trabajando en la generación de empleo que es lo que necesita la gente.

Frente a este escenario recordó que lo que afecta que en Honduras es que no existe un mercado de capitales, liquidez para las medianas empresas que no pueden ahorrar en acciones o inversiones porque cuando necesitan el dinero no lo pueden vender, entonces el ahorro está concentrado en los bancos y depósitos a corto plazo.

“El dinero que están prestando los bancos es de los depositantes y el costo de intermediación en Honduras es alto debido a que no hay un volumen suficiente, y nos afecta que no existe un mercado de capitales ni liquidez, el mediano empresario no puede ahorrar en acciones o inversiones porque cuando necesita el dinero no las puede vender”, sostuvo.

Jaime Rosenthal basado en su experiencia, explicó que, “no depende de quien pide que se disminuya la tasa de interés, la gente que tiene ahorros busca el mejor beneficio posible para ellos y los bancos tienen un costo de intermediación, tienen que prestar el dinero a una tasa que por lo menos cubra el costo de la devaluación”.

“Para que la tasa de interés baje depende de los mercados y de las condiciones de confianza que se pueden crear en los países para que la gente ahorre e invierta a largo plazo”, finalizó.