Los «10 pecados capitales» de EEH; ¿Merece seguir en Honduras?

415
EEH
Diario TIEMPO Digital realizó una recopilación de las principales denuncias de la población a EEH desde su llegada a Honduras.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El colapso multifacético del sistema de energía eléctrica en Honduras llevó a las autoridades estatales a barajar opciones sobre cómo evitar una quiebra inminente.

La situación se tornó meritoria de medidas extraordinarias; en virtud de ello, se buscó la injerencia foránea. Se negoció y eventualmente se contrató lo que se pintó como el agente que sacaría a flote el sector que aprovisiona de servicio energético a la población.

En 2016, comenzó la acción de la Empresa Energía Honduras (EEH). No se le pidió sacar una varita mágica y solucionar todas las problemáticas del rubro, pero sí se delimitó una serie de objetivos que tendría que cumplir.

Su principal propósito era reducir las pérdidas relacionadas al suministro de energía, tanto técnicas como no-técnicas. En ese sentido, se mantenía la expectativa de que mermaría la mora y que el servicio de distribución mejoraría.

Cuatro años más tarde, todo lo que se anticipó, en ilusión quedó. Lejos del cumplimiento de lo que se requería, lo que sucedió fue se apiló una enorme cantidad de denuncias hacia EEH.

Los «pecados» de EEH

1. Ineficiencia en reparaciones

Poco tiempo tenía de operar la nueva distribuidora de energía y el pueblo hondureño ya hacía señalamientos en su contra. En octubre de 2016, un usuario, que pidió ser identificado como «Max», envió una carta a Diario TIEMPO Digital.

Allí, el ciudadano manifestó que una reparación -que el denominó como «sencilla»- como la reparación de un fusible, le tomaba unas 15 horas a la EEH. Aseguró que, días atrás, cuando la labor correspondía a la ENEE, igual había tardanza, pero sólo de un par de horas.

No obstante, lamentó que, pese a las deficiencias en el servicio «sí son puntuales para enviar recibos y cortar la energía eléctrica».

2. Falsificación de reporte de consumo

Otro cliente, a través de la red social Facebook, denunció otra situación atípica. Contó que un equipo de EEH llegó a instalarle un nuevo contador, pero el se negó.

Ante su reacción, aseguró que ellos procedieron a falsificar el reporte de su consumo eléctrico. Al respecto, detalló que le agregaron 11 artículos que no tenía en su casa. Por ejemplo, se sumaron seis cafeteras, cuando ni siquiera toma café, ya que es mormón.

Además, le anotaron cinco mini split (para aire acondicionado). Él dijo que eso es imposible ya que sólo tiene dos habitaciones en su hogar; por lo que se preguntó si EEH cree que él metió uno de esos equipos en la cocina y hasta el baño.

3. Cobros irregulares

En el departamento de Olancho se han detectado y reportado numerosas irregularidades. Desde cobros excesivos por «errores de dedo», hasta pedir el desembolso de energía en lugar inhabitados y a personas muertas.

Por ejemplo, está el caso de José Antonio Zelaya Reyes, expresidente de los Derechos Humanos en Olancho, quien falleció hace unos 15 años. Fue su hermana Carmen Zelaya quien narró la impresionante historia.

Carmen explicó que los empleados de la EEH encargados de entregar el recibo de consumo eléctrico llegaron preguntando por Jose Antonio Zelaya.

«¿Conoce a José Antonio Zelaya Reyes?» le preguntaron. En consecuencia, la ciudadana respondió «sí, es mi hermano».

Sin decir palabra, los empleados le extendieron un recibo «¿Y ese recibo de qué es?» preguntó la mujer. «No, es que debe la luz» fue la respuesta que recibió.
Perpleja ella, les exclamó: «¡Si mi hermano tiene 16 años de muerto!».

María Isaura también relató su lamentable vivencia con EEH. Y es que el 31 de octubre de 2017, se le quemó y redujo a cenizas su casa en Juticalpa. En ese predio, ya no hay ninguna edificación.

No obstante, el recibo de EEH continuó llegando con habitualidad. Isaura aseguró que le llegó incluso una factura por un valor de 100 mil lempiras, un valor descabellado ante un sitio que, obviamente, ya no consumía servicio energético.

Por el mismo lado, Miriam Guzmán, quien presidió por un tiempo la Junta Interventora de la ENEE, denunció que EEH proporcionó en su momento un mapeo defectuoso de lugares que deben energía.

Cuando agrupaciones técnicas llegaron a los sitios para constatar la información, se daban cuenta que ahí ni siquiera había una casa u otra estructura que utilizara luz artificial.

Guzmán también apuntó que EEH abusa de las personas con escasos recursos, pero «se hacen de la vista gorda» con los grandes consumidores.

4. Aumentos desmedidos

Los problemas con los cobros se extendieron a nivel nacional. La problemática llegó a tal grado que el mandatario Juan Orlando Hernández se pronunció señalando que desde esa compañía hacen cobros retroactivos, excesivos y también promedios.